{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

VENEZUELA/ UNA ESCUELA PARA LA FORMACIÓN DE EXPERTOS MALARIÓLOGOS. 75 AÑOS DESPUÉS…..1936-2011. DE LA ESCUELA DE MALARIOLOGIA Y SANEAMIENTO AMBIENTAL AL INSTITUTO DE ALTOS ESTUDIOS EN SALUD.

Publicado en por Maiqui Flores

IAES.jpgMilady Guevara de Sequeda1, Marco Marruffo Garcia2

Guevara et al. 2011. Escuela para la Formación de Expertos Malariólogos. MedULA 20: 102-116.

 

La Escuela para formar Expertos Malariólogos de Venezuela, fue creada el 27 de julio de 1936 mediante la Ley de Defensa contra el Paludismo, conjuntamente a la Dirección Especial de Malariología. Las actividades educativas se han dirigido al estudio del complejo proceso de transmisión de las enfermedades metaxénicas, especialmente Malaria, enfermedad de Chagas, Dengue y al Saneamiento Ambiental. Entre los años 1936 y 1937 funcionó en la ciudad de Caracas y dicta el primer curso formal sobre paludismo en el país, donde participaron médicos y estudiantes de Medicina; también inicia la preparación de técnicos de laboratorio, inspectores y topógrafos. El 18 de diciembre de 1943 se traslada a Maracay, a una sede propia que en 1984 fue declarada Monumento Nacional y desde1989, lleva el epónimo de su fundador “Dr. Arnoldo Gabaldón”. En el año 2002 se transforma en Servicio Autónomo y toma el nombre de Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón”, en respuesta a las nuevas políticas de salud del país. El propósito de este documento es reconocer sus 75 años, para analizar su vigencia en materia de investigación y formación de talento humano para contribuir con el mejoramiento de las condiciones de vida de la población venezolana.

 

La Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental.

 

El crecimiento de la institución, a partir de 1960 como Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental (EMSA), se fue dando en la medida que se requería la preparación de personal en materia de salud, proceso que fue muy dinámico, especialmente en los periodos 1984-1994 y 1994-1999 bajo la Dirección del Dr. Marcelo Mazzarri Peloza y la Dra. Milady Guevara respectivamente; cuando inicia una revisión del programa de formación de malariólogos para reconocerlo como estudios de cuarto nivel de Especialización y Maestría y, en 1986, mediante convenio con la Universidad de Carabobo, otorgar dichos títulos académicos (Guevara et al. 1995). Esto permitió, crear el 2 de julio de 1986, un Centro de Investigaciones como organismo promotor y coordinador de las actividades de investigación en las áreas de conocimiento de los programas de la Dirección de Malariología y Saneamiento Ambiental, apoyar en lo científico y tecnológico a las actividades de postgrado y establecer relaciones con la comunidad científica nacional e internacional en Cooperación Técnica con la Oficina Sanitaria Panamericana, la cual se había iniciado en el año 1957 (MSAS 1995).

 

En 1990, este Centro se estructura en una División para adquirir mayor competitividad y buscar fondos para el desarrollo de nuevos proyectos de investigación. Vale destacar que en esta materia fueron muchos los investigadores que colaboraron con los funcionarios de la Malariología, como se le reconocía en el ámbito nacional; epidemiólogos, entomólogos, parasitólogos y sanitaristas de universidades nacionales y extranjeras participaron en estas actividades. Destacados venezolanos como José Witremundo Torrealba y José Vicente Scorza por citar algunos, trabajaron en conjunto para ir enriqueciendo el conocimiento de las endemias rurales que afectaban el país. Una de las dependencias que conformaron la recién fundada División, fue el Laboratorio de Estudios para Malaria, ubicado en las instalaciones de la ciudad universitaria de Caracas, fundado por el Dr. Gabaldón en 1972, para realizar estudios sobre Malaria Aviaria; allí destacó la labor del Sr. Gregorio Ulloa quien colaboró con el estudio de parásitos maláricos, análogos a los plasmodios humanos, que existen en aves, con el propósito de construir un modelo que ayudaría a interpretar aspectos epidemiológicos de la malaria humana (Gabaldón 1998). Actualmente este Laboratorio es el Centro de Estudios sobre Malaria, a cargo del Doctor Oscar Noya. En el año 1995 se fundó el Centro de Investigaciones de Campo Francesco Vitanza, en Tumeremo, estado Bolívar, con el propósito de promover y desarrollar investigaciones operacionales y servir de apoyo para la ejecución y evaluación de actividades del programa de control de la Malaria y otras enfermedades endémicas.

 

Todo este impulso coincidió con la Declaración del Edificio Malariologia, como Monumento Histórico Nacional por la Junta Nacional Protectora y Conservadora del Patrimonio Histórico y Artístico de la Nación N° 6 del 27 de Agosto de 1984, publicado en la Gaceta Oficial de la República de Venezuela N° 33052 de fecha 30 de agosto del mismo año y en 1989 tomar como epónimo el nombre de su fundador, por Resolución Ministerial publicada en Gaceta Oficial de la República de Venezuela del 27 de enero de 1989, donde se establece que “para todos los fines oficiales y administrativos se denomine Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental “Dr. Arnoldo Gabaldón” (López Ramírez 1998). También, durante este período, se abre un proceso dinámico de capacitación de profesionales y se dictan cursos de actualización y ampliación en áreas de Entomología, Epidemiología y Salud Ocupacional conjuntamente con la Universidad Central de Venezuela, Universidad de Los Andes y la Universidad de Carabobo respectivamente. Asimismo, crea nuevos programas de formación para preparar al personal con programas conducentes a título académico. Entre ellos el Programa de Maestría de Entomología en Salud Pública y la Formación de Técnicos Superiores en Salud con la Universidad Central de Venezuela; Maestría en Desarrollo Rural Integrado con la Universidad de Los Andes y ampliar sus actividades con la Universidad de Carabobo, abriendo nuevas oportunidades de estudio en programas de Especialización y Maestría en Epidemiología de Enfermedades Metaxénicas; Especialización en Salud Pública y Especialización y Maestría en Salud Ocupacional e Higiene del Ambiente Laboral.

 

Como institución de la Administración Pública, la Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental “Dr. Arnoldo Gabaldón” ha estado sometida a los vaivenes políticos del Estado venezolano, particularmente del sector salud, ente que transitó en sus inicios por la ejecución de una política enmarcada en una doctrina integralista, orientada a la defensa, fomento y restitución de la salud, con acciones preventivas y de saneamiento ambiental, enfatizando en programas de acueductos, viviendas y de lucha contra endemias rurales como anquilostomiasis y enfermedad de Chagas que fueron asignados a la Dirección de Malariología. No obstante, a partir de los años 70, la Política de Salud en Venezuela, que estuvo enmarcada por los altos ingresos petroleros del momento, se expresó en el ámbito nacional con la creación de servicios de salud que dieron prioridad a la medicina hospitalaria y curativa, que desplazó los intereses colectivos y permitió la adquisición de tecnología e insumos médicos, lo que trajo como consecuencia el cambio del enfoque de salud predominante, hacia el tratamiento del daño, instalándose un modelo que pretendía proporcionarle beneficios medico asistenciales a la población en general, con la creación de diferentes instituciones dedicadas al Sector Sanitario Asistencial (Paiva y González 2005).

 

Como consecuencia de ello, se inician los estudios para darle al país un Sistema Nacional de Salud que permitiera organizar la dispersión de distintas instituciones que empezaban a mostrar deficiente acceso y cobertura, altos costos e inequidades en el servicio prestado a los usuarios, dedicando menores ingresos a las dependencias que se ocupaban de la labor preventiva. En la década de los años 80, con el descenso de los ingresos del Estado y en consecuencia la inversión en el sector salud, se origina una crisis, no sólo por dificultades presupuestarias sino por la insatisfacción de la población ante su demanda de atención, lo que generó grandes movilizaciones sociales que llevaron a ver la salud como derecho de ciudadanía (Paiva y González 2005). Asimismo,  1999 se inicia un nuevo programa de postgrado, la “Especialización en Salud Pública”, con el propósito de formar gerentes para el sistema de salud a nivel regional, particularmente para la Corporación de Salud del Estado Aragua.

 

La Escuela y el nuevo siglo XXI.

La primera década del siglo XXI, comienza con un nuevo proceso político en Venezuela y el Ministerio de Sanidad y Asistencia Social, plantea transformar su estructura para dar respuesta a las necesidades de salud de toda la población, por cuanto se apreciaba, según lo expreso Rodríguez Ochoa (1999) a manera de diagnóstico, “un sector salud centralizado, clientelar, fragmentado y en consecuencia era necesario e impostergable un cambio cultural profundo para modernizar el despacho en base a una redefinición de competencias, la construcción de un sistema intergubernamental de salud, dentro del contexto de descentralización y mecanismos de asignación de fondos a los estados y redes de establecimientos bien consensuados”. Con este diagnóstico, se impone en la Escuela de Malariología un proceso de discusión para establecer las bases de una nueva institución que estuviera en concordancia con los cambios que empezaban a ocurrir en el país. Se aspiraba, tener “una institución profundamente democrática, basada en criterios de altísima exigencia académica y científica, generadora de conocimientos y comprometida con las grandes mayorías del pueblo venezolano” (Escalona 1999). Como resultado comienza su proceso de transformación y en el año 2000 mediante Decreto N° 909 se le atribuye el “carácter de Servicio Autónomo sin personalidad jurídica, a la Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental “Dr. Arnoldo Gabaldón” la cual se denominaría Instituto de Altos Estudios de Salud Pública “Dr. Arnoldo Gabaldón” adscrito al Ministerio de Salud y Desarrollo Social” (Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela N° 37.006 de fecha 03 de agosto del 2000).

 

Su propuesta estaba basada en la organización de Centros de Estudios, como unidades básicas, capaces de desarrollar programas de formación para vincular la investigación con la docencia y la extensión (Escalona 1999). Su estructura, a partir de entonces empezó a tener cambios así como su nombre, de allí que en fecha 17 de enero de 2002, mediante Decreto N° 1614 de la Presidencia de la República, se dispone que en lo adelante se denominaría Servicio Autónomo Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” con lo cual quedó abierto su espacio de actuación, para tener como objeto: “ser un actor protagónico del desarrollo del país y contar con profesionales capaces de responder, de forma oportuna y bajo una concepción ética de la función pública, a las necesidades sociales y de salud de la población….”

 

Durante el período 2002-2010, el Instituto planteó nuevas modificaciones en su estructura y en su misión para dar alcance a los dictados de la política de salud en cuanto a su relación con el Sistema Publico Nacional de Salud y su vinculación con el Ministerio del Poder Popular de Salud, como ente rector, las cuales probablemente no le han permitido tener toda la estabilidad para gerenciar sus programas, teniendo presente “que debe contribuir con pertinencia y calidad a la formación académica y capacitación continua del recurso humano encargado de la formulación y ejecución de las políticas, planes y programas sociales y de salud, a

desarrollar áreas de investigación para conocer, comprender y transformar la realidad social y de salud, entre otras funciones” (Gaceta Oficial de la República Bolivariana de Venezuela, N° 37.366 de fecha 17 de enero del 2002). Sin embargo, en el año 2.004 obtiene el reconocimiento del Consejo Nacional de Universidades (CNU) como institución formadora de talento en estudios de cuarto nivel, autorizándolo para crear y poner en marcha los Programas de Especialización en Epidemiología de Enfermedades Metaxénicas, Gestión en Salud Pública y Salud Ocupacional e Higiene Laboral y consecuentemente, el Conferimiento de títulos académicos (Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2010).

 

Con esta programación, aproxima sus planes para la contribución en la consolidación y fortalecimiento del Sistema Público Nacional de Salud, pero su objeto no sólo apunta a la salud sino que pretende comprender y transformar la realidad social, por lo cual sus actividades, si bien es cierto, se extienden a nivel nacional con coordinaciones en diferentes entidades federales, no ha logrado profundizar en lo social, debilitándose su protagonismo en el sector salud.

 

No obstante, utilizando nuevas estrategias de formación de talento humano, a través de las tecnologías de información y comunicación está tratando de llegar a todos las entidades federales, de hecho en el año 2005 se fortalece con el desarrollo de la Plataforma Tecnológica para Educación a Distancia, como componente para facilitar el proceso de regionalización de los postgrados y dar respuesta a los principios de democratización de la educación planteados por el Gobierno Nacional, lo que ha permitido la titulación de un promedio de 3000 profesionales en los últimos tres años (2008- 2010) en sus diferentes programas. (Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2010) Asimismo, en el año 2006 se le transfiere administrativamente el Programa de Especialización en Medicina General Integral, con responsabilidad académica de la Misión Médica Cubana, con la cual ha ido articulando el trabajo hasta lograr en el 2009, de ocuparse completamente del desarrollo del programa, incorporando progresivamente personal venezolano, egresado de este mismo programa. Al asumir el instituto este proceso de formación solicita, al Consejo Consultivo Nacional de Postgrados del Consejo Nacional de Universidades, la autorización para el desarrollo oficial del diseño curricular del programa, la cual le fue conferida a finales del año 2010 (Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2010).

 

Si bien es cierto que la orientación de los programas de estudio del Instituto ha sido predominantemente preventiva, también es cierto que con la incorporación del Postgrado en Medicina General Integral y en el año 2009 y un Programa de Atención Comunitaria en Odontología, diversifica su ámbito de actuación para incursionar en la formación de talento humano que proporcione respuestas asistenciales en el primer nivel de atención y fomente el contacto del personal de salud con el individuo, familias y comunidades; no obstante todavía no alcanza este propósito en toda su dimensión, que está basado en la estrategia de Atención Primaria en Salud (Blanco Restrepo y Maya Mejía 1997).

 

Ahora bien, el trabajo educativo del Instituto no solo se ha centrado en el nivel de postgrado; en lo técnico, después de trece años de haber suspendido la formación de Inspectores de Salud Pública, retoma su programa, en el año 2008, con un plan de estudios de tres años de duración, al que asisten cursantes de todas las regiones del país, organizados en grupos regionalizados en diferentes entidades federales, reconociendo la necesidad de apoyar las actividades de campo de los programas de Control de Enfermedades Metaxénicas y Saneamiento Ambiental en el ámbito o nacional. También ha mantenido los procesos de capacitación mediante cursos de actualización, ampliación y perfeccionamiento de conocimientos o cursos no conducentes a títulos académicos, y la atención de comunidades, a través de una dependencia nueva adscrita a la Dirección de Interacción Social, que es la Escuela de Nueva Ciudadanía, creada en 2004, para la formación de voceros y voceras de Consejos Comunales y otras formas de organización del poder popular (Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2010). La investigación, como actividad fundamental de una institución de alto nivel, en la última década sigue predominantemente dirigida a lo entomológico y parasitológico, conservando su fortaleza heredada de la otrora Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental “Dr. Arnoldo Gabaldón”, aún cuando ha logrado, en cierta medida, producir conocimientos que han permitido identificar las profundas desigualdades en las potencialidades de salud y vida que tiene la población, no ha conseguido una vinculación estrecha entre la docencia y extensión, en el sentido de organizar los estudios de postgrado desde los centros de investigación, ni la organización de nuevos grupos o unidades reconocidas en la institución, que están dedicadas al desarrollo de nuevas líneas de investigación. No obstante, actualmente existen posibilidades de forjar políticas educativas heterogéneas para fortalecer los programas y darle mayor impacto social ya que dispone de importantes aportes teóricos, a través de los cuales es posible entender los determinantes y relaciones del proceso salud-enfermedad.

 

Por otra parte, este Instituto ha consolidado su política editorial con la producción de libros y folletos en el tema salud y sus diferentes enfoques teóricos y metodológicos; igualmente conserva la edición de dos publicaciones periódicas reconocidas en el ámbito nacional e internacional: el Boletín de Malariología y Salud Ambiental, que tiene su origen en los Tijeretazos sobre Malaria y que cuenta con la colaboración del Dr. José Vicente Scorza y la Dra. Dora Feliciangeli como editores y, la Revista Salud de los Trabajadores en cofinanciamiento con la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad de Carabobo. Ambas publicaciones favorecen el intercambio con comunidades científicas afines en el ámbito nacional e internacional. Asimismo, en el mes de Febrero de 2005, el Ministerio del Poder Popular para la Salud, a través del Servicio Autónomo Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” asume como política de Estado la Rectoría del Proyecto de Biblioteca Virtual en Salud (BVS) para apoyar el Sistema Público Nacional de Salud, lo cual le lleva a preparar su personal de analistas en las áreas de manejo y administración de metodologías de bibliotecas virtuales, lo que le permite a finales del mismo año llevar dicho proyecto a convertirse en BVS certificada.

 

En el transcurrir del último lustro, la Institución con una trayectoria de 75 años, ha heredado un legado que le ha permitido, conformar un equipo de profesionales con formación de cuarto y quinto nivel, que mantiene valores de pertenencia, ética,

equidad y compromiso social con el país  modelando su cultura organizacional. Con estos valores ha asumido retos en el desarrollo de nuevos proyectos en su organización; su dinámica le ha permitido continuar en la búsqueda de estrategias educativas para que el proceso de formación del talento humano que tiene como misión, esté en sintonía con los lineamientos del marco constitucional, legal, político y económico-social del país y las políticas de salud, para contribuir con la construcción del Sistema Público Nacional de Salud. (Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2010).

 

Desde el año 2006, el Ministerio del Poder Popular para la Salud ha reconocido que la necesidad de atender la capacitación del talento humano para el fortalecimiento de las políticas de formación sin exclusión y la creación de nuevos programas educativos, ha demandado la presencia de la institución en todo el país; sin embargo, requiere seguir el proceso de captación de recursos humanos para ampliar su plantel de docentes, para hacer un seguimiento de sus egresados y seguir en la búsqueda de respuestas a una serie de interrogantes que surgen en su devenir ¿qué hacer desde la docencia para apoyar en la solución de las enfermedades ligadas con el deterioro simple que sufre la población, donde los indicadores de enfermedades como la malaria, dengue y Chagas, se incrementan diariamente, y a las que se unen aquellas patologías que acompañan a la sociedad actual, como la violencia, enfermedades hipertensivas, psicosomáticas, drogadicción, SIDA, entre otras?; ¿cómo medir el impacto social de las investigaciones y la pertinencia de sus egresados?

¿Cómo fortalecer la interacción con las comunidades y reconocer los saberes populares para mejorar las condiciones de vida de la población? Una de las respuestas es estabilizar su estructura organizativa y empoderarse del rol que le ha asignado el Ministerio del Poder Popular para la Salud, como es ser el brazo ejecutor de las políticas de formación del talento humano, investigaciones e interacción social en salud, respondiendo a las necesidades sociales prioritarias de la población, Igualmente es imperativo continuar con los procesos de reflexión y análisis crítico, iniciados en el 2010, cuando decide la revisión, rectificación y reimpulso del Proyecto Educativo Instituto Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” para construir de manera colectiva un Plan Educativo para los próximos años, que articule la formación del talento humano del sector salud, con el fin de que se integre en la comprensión e interpretación de una sociedad que se encuentra en la búsqueda de mejores condiciones de vida, teniendo en cuenta que el objetivo estratégico institucional del Ministerio es “Promover condiciones que favorezcan una producción social de la salud enmarcada en la convivencia solidaria, en armonía con la naturaleza y un modo de vida saludable en los territorios sociales” (Memoria y Cuenta 2010).

 

En este año 2011, cuando cumple 75 años, la institución está retomando su liderazgo, ha reconocido sus valores, su bandera y ha reactivado la cátedra dedicada a su fundador, que se ha constituido en un escenario para promocionar sus enseñanzas, discutir sus ideas y analicen su pensamiento y filosofía. Durante dieciocho años ininterrumpidos ha realizado las Jornadas dedicadas a discutir un tema de salud con una convocatoria nacional. Hay un pasado, un presente y un futuro; sus fundadores, sus egresados, personal docente y de investigación, administrativo y obrero siguen siendo sus mejores voceros.

 

Esta Escuela, hoy como Instituto, nuevamente se asoma como la Casa que vence las Sombras.

 

Directores de la Escuela de Malariología y Saneamiento Ambiental1936- 1999

 

Dr. Alberto J. Fernández M. Período 1936-1938.

Dr. Arnoldo Gabaldón. Período 1938-1950.

Dr. Arturo Luis Berti. Período 1950-1964.

Dr. Antonio Gómez Marcano. Período 1964-1970.

Ing. Hernán López Herrera. Período 1974-1976.

Dr. Guzmán García Martín. Período 1976-1980.

Lic. Iván Venero. Período 1980-1984.

Dr. Marcelo Mazzarri Peloza. Período 1984-1994.

Dra. Milady Guevara de Sequeda. Período 1994-1999.

 

Directores Eméritos

Dr. Alberto J. Fernández M.

Dr. Arnoldo Gabaldón.

Dr. Arturo Luis Berti.

Dr. Antonio Gómez Marcano.

Dr. Guzmán García Martín.

Período de Transición

Dra. Evelyn Escalona de Yanes 1999-2001.

 

Directores Ejecutivos del Instituto de Altos Estudios “Dr. Arnoldo Gabaldón” 2002-2011.

 

Econ. Pascualina Curcio. 2002.

Dra. Luisa López. 2003.

Dra. Luisa Castillo. 2003.

Ing. Leopoldo Yanes. 2003.

Dr. José León Uzcátegui. 2004.

Dr. Pedro Alcalá Afanador. 2004.

Dr. Oscar Feo Istúriz. 2005.

Dr. Fernando Colmenares Bottaro. 2006.

Dra. Roraima Quiñones. 2007.

Dr. Ricardo Molina Martí. 2007.

Dr. José Rafael Delgado. 2007.

Dr. Mario Gerardo Scarano. 2008.

Dr. Pedro Alcalá Afanador. 2010.

Dr. Jesús Enrique Chacín 2010.

Dra. Tulia Hernández 2012

Comentar este post