19 Jul

¿QUÉ ES UN SALUBRISTA, SANITARISTA O HIGIENISTA?

Publicado por Maiqui Flores  - Etiquetas:  #EDUCACIÓN

2013-06-28-16.39.53-1.jpgMAIQUI FLORES

 

Antes de responder a esa pregunta debemos dejar claro conceptualmente ¿Que es la Salud Publica?. La salud pública es la ciencia y el arte de prevenir enfermedades, prolongar la vida, y fomentar la salud mental y la eficiencia física mediante esfuerzos organizados de la comunidad para sanear el medio ambiente, controlar las infecciones en la comunidad y educar al individuo en cuanto a los principios de la higiene personal, organizar servicios médicos y de enfermería para el diagnóstico precoz y el tratamiento preventivo de las enfermedades, así como desarrollar la maquinaria social que le asegure a cada individuo de la comunidad un nivel de vida adecuado para el mantenimiento de la salud. ....... 1920, C.E.A. Winslow

 

“La salud pública, en los momentos actuales, tiene que ofrecer respuestas diferentes a las que tradicionalmente ha organizado. No puede seguir interpretando la población y la naturaleza como objetos, sino que tiene necesariamente que comprenderlos como sujetos y proponer nuevas formas de diálogo. El saber en salud pública requiere cambiar, desde un conocimiento comandado por la razón indolente o tecnológica hacia un diálogo multicultural que reconoce las potencialidades de otros saberes” (Edmundo Granda)

 

La salud pública es el esfuerzo organizado de la sociedad, principalmente a través de sus instituciones de carácter público, para mejorar, promover, proteger y restaurar la salud de las poblaciones por medio de actuaciones de alcance colectivo.

 

Funciones Esenciales de la Salud Pública

 

  • Función esencial No1: Monitoreo y análisis de la situación de salud de la población  
  • Función esencial No 2: Vigilancia de salud pública, investigación y control de riesgo y daños en salud pública.
  • Función Esencial No 3: Promoción de salud.
  • Función Esencial No 4: Participación social y refuerzo del poder (“empowerment”) de los ciudadanos en salud.
  • Función esencial No. 5: Desarrollo de políticas y planes que apoyen los esfuerzos individuales y colectivos en salud pública y contribuyan a la rectoría sanitaria nacional.
  • Función esencial No. 6: Regulación y fiscalización en salud pública.
  • Función Esencial No.7: Evaluación y promoción del acceso equitativo de la población a los servicios de salud necesarios.
  • Función Esencial No. 8: Desarrollo de recursos humanos y capacitación en salud pública.
  • Función Esencial No. 9: Garantía de calidad de los servicios de salud individual y colectivos.
  • Función Esencial No 10: Investigación y Desarrollo e implementación de soluciones innovadoras en salud pública.
  • Función  Esencial No 11: Capacidad de gestión para organizar sistemas y servicios de salud.
  • Función Esencial No 12: Reducción del impacto de emergencias y desastres en salud

 

De lo anterior se deduce la importancia de la consideración de la política dentro de la salud pública. No se trata, evidentemente, de politizar la salud pública en el sentido de subordinarla a ideologías políticas o a intereses partidistas, aunque debe reconocerse la importancia de unos y de otros. Lo que es preciso es la actuación intencional y desarrollada de forma congruente, con la finalidad de conseguir los resultados politicos deseados. Ello requiere al menos:

 

a)    La comprensión del proceso politico y de sus factores y actores relevantes en relación con las decisions deseadas y la capacidad de elaborar estrategias eficaces para ello.

b)    El análisis de las políticas en la perspectiva de la salud de la población, sus virtudes, sus defectos y su contribución para alcanzar políticas saludables.

c)    El fomento de los intereses de la salud pública, mediante el uso del poder de la técnica, de la ciencia, de la capacidad de movilización de la sociedad y de las alianzas más eficaces según la situación y el momento.

d)    La contribución al desarrollo de la ciudadanía y de la capacidad de participación social, especialmente a través de la información, la educación en salud y la organización para la participación comunitaria.

e)    La constitución de alianzas y la movilización de apoyos políticamente significativos. Entendiendo la política como el ejercicio del poder, tanto el real con su capacidad de influir, ejercido por la sociedad, como el formal o institucional, consustancial a los poderes del Estado, la esencia del proceso político consiste en canalizar las demandas de la sociedad hacia el Estado para que sean examinadas y atendidas. Ello no deja de lado la importancia de las decisions privadas de algunos actores de la sociedad civil; pero esas decisiones tienen carácter voluntario y sus efectos apenas se manifiestan para los que aceptan pertenecer al ámbito restringido en que operan y son acatadas, sin olvidar que algunas de ellas afectan indirectamente a algunos que se encuentran fuera de ese ámbito. Sólo el Estado recibe de la sociedad la facultad de decidir por todos. El gran problema es la gran concentración del poder real en la sociedad, que deforma el proceso político haciendo que los gobiernos tomen, a veces, decisiones socialmente perjudiciales y no saludables.

 

De ahí que una tarea importante de la salud pública sea contribuir activamente al desarrollo de la ciudadanía y a la democratización del poder en la sociedad. Se trata del principio de que una población informada y consciente de sus derechos y responsabilidades y organizada para la participación democratica es la garantía más eficaz del ejercicio democrático y socialmente beneficioso, también en materia de la salud, del poder real y del poder politico o formal. Para ello, el principal instrumento político de la salud pública consiste en disponer de un proyecto de transformación que, estratégicamente, movilice a la sociedad y sea apoyado por ella, y que, en el plano coyuntural, sirva al desarrollo de alianzas y apoyos políticos que lo hagan viable. Es indispensable también que se pueda demostrar una capacidad efectiva de realización y de los beneficios que se obtienen de ello.

 

Despues de este dossier podemos ahora responder que un Salubrista, Sanitarista o Higienista es aquel profesional o funcionario con una Convicciòn  filosófico-teórico de la salud y la vida, que integran diversas metáforas y proponen variadas traducciones del discurso de las politicas pùblicas. El salubrista de hoy buscarà la integraciòn de las pràcticas sociales entre diversos actores y poderes. Siempre estaremos entre el poder del estado y el poder de la gente.

 

“Los salubristas son los que tenemos la satisfacción de ayudar a los que vienen despues de nosotros” 

Dr. Humberto Saavedra Guzman

 

“Los que emprenden grandes obras de actividad pública, los que tienen que estar a prueba de las dilaciones más fatigosas, las desilusiones más penosas, los insultos más ofensivos, y lo que es peor aún, los juicios presuntuosos de los ignorantes”         

Edwin Chadwick  

 

En este orden de ideas proponemos el perfil del salubrista que queremos:

 

  • Posicionado en la realidad, desde la salud como derecho  humano y social, desde la ética humana, social, política y desde  la equidad.

 

  • Justo, que asume desafíos, innovador y comunicativo, con pensamiento complejo, que  pueda trabajar en equipo, entusiasta y perspicaz.

 

  • Con capacidad de romper esquemas y construir opciones, de negociar para posibilitar propuestas de cambio en espacios de  trabajo complejos, conflictivos e inciertos.

 

  • Con capacidad de gerenciar, circular (divulgar), acceder y utilizar  información para la toma de decisiones en equipo; capaz de  Participar en procesos de cambio e integrarse con otros sujetos y actores a favor de la salud de la población.

 

  • Con habilidad y capacidad de formular, ejecutar, monitorear y  evaluar políticas, planes, proyectos, estrategias e intervenciones en salud. Con indicadores de eficacia, eficiencia, efectividad, productividad e impacto social

 

  • Capaz de interpretar la respuesta y motivar la participación de la  población en la resolución de sus problemas de salud.

 

  • Con capacidad de participar en investigación en Salud Pública y en  la capacitación de recursos humanos del sector y de la población.

 

Y como alguna vez le escuche decir al maestro Oscar Feo:

 

“el salubrista debe tener la concepción política de Nicolás Maquiavelo, la ciencia y sabiduría de Marie curie y la humildad, habilidad, solidaridad para los más necesitados de Robín Hood”. juan-pinto-oscar-y-luis.jpg

 Juan Pinto- Luis Valera- Oscar Feo

 

Comentar este post

Archivos

Acerca del blog

CONSULTORIAS Y ASESORIAS EN SALUD PÚBLICA. DOCENTE INVESTIGADOR. ASESOR METODOLOGICO DE TESIS Y DISEÑO CURRICULAR.

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog