{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

LOS 15 ERRORES ADMINISTRATIVOS MÁS FRECUENTES DE LOS DIRECTORES REGIONALES DE SALUD DE FLORENZUELA. 2011

Publicado en por Maiqui Flores

ERRORES-ADMINISTRATIVOS.jpgOctubre 2011

 

Florenzuela es una pequeña isla ubicada al norte del triangulo de las Bermudas, entre Liliput y Ciudad Gótica, Este articulo es un borrador, guion cinematográfico basado en historias ficticias producto de la imaginación del autor, para un concurso internacional de REALIDAD IMAGINARIA EN EL SIGLO XXI,  todo hecho o relato parecido con la realidad es pura coincidencia, aclaratorias para fines de comentarios, demandas, molestias y/o  retaliaciones de funcionarios reales ofendidos sin razón.

1 Aceptar el nombramiento de Director Regional de Salud con el único performance  de ser  ficha política de confianza del partido de gobierno de turno, sin conocer la organización, sin tener experiencia gerencial, sobre planificación, programas, seguimiento, evaluación de proyectos y políticas públicas en salud.

 

2 Utilizar su autoridad para que su personal de confianza y el resto de los trabajadores cumpla con la difusión de una ideología política, visualizando los usuarios como futuros electores de gobernantes y no como ciudadanos con problemas y necesidades.

 

3 Duplicar la nomina con amigos leales  y familiares, para que en las reuniones le digan lo que quiere escuchar, hostigando, atropellando y despidiendo a todo aquel que piense diferente.

 

4 Firmar una resolución  de aumento de sueldo a sus directores de líneas en nominas de alta gerencia, top secret que justifiquen su lealtad y no los indicadores de desempeño individual e institucional de eficiencia, eficacia y efectividad en sintonía con la misión, visión, valores y objetivos de la organización.

 

5 Centralizar las compras despojando de presupuesto y autonomía a centros de salud históricamente eficientes, con la intensión de decidir que, cuando, como, a cual precio y a quien comprar, sin ningún criterio de asignación de recursos, estudios de costos, evaluación de gastos y ejecución de metas programadas, dejando en el camino un resultado nefasto en cuanto a dotación oportuna, segura y suficiente de insumos y medicamentos.

 

6 Designar a una misma persona director o encargado de varios hospitales, direcciones, oficinas o unidades administrativas simultáneamente, convirtiéndolos en superhéroes que al final desaparecen en papeles, órdenes administrativas e improvisaciones justificando con su aceptación una sola cosa: su incapacidad.

 

7 Dirigir, ordenar, decidir políticas en función de reflejos intestinales y no de proyectos fundamentados en indicadores tangibles que reflejan la realidad de una determinada problemática, sin llegar a consenso con equipos de expertos, involucrados  y/o beneficiarios. Exteriorizando solo el poco sentido común, su autoritarismo, sembrando terror laboral a su alrededor.  

 

8 Permanecer en su oficina y sentado desde su escritorio pensar que la puerta es el norte, que el cuadro del Libertador es el sur, que la mesa de reuniones es el este y que el baño es el oeste de toda su jurisdicción, guiándose solo por información extraoficial pasiva de sus leales, sin conocer los hechos en fuentes primarias, ni sus trabajadores en su lugar de desempeño, porque con el maquillaje al salir en televisión o en prensa es suficiente como imagen creíble para la resolución de los conflictos.

 

9 Ensayar en nombre de la democracia participativa,  la horizontalizacion del poder, sustituyendo las direcciones y sub direcciones de los centros de salud por juntas interventoras o consejos directivos sin marcos normativos de constitución, donde todos son responsables de todo y todos deciden todo, resultados históricos: mas burocracia donde nadie es responsable de nada y nadie decide nada.

 

10 Gerenciar siempre con déficit presupuestario y conociendo el alcance de los recursos hasta la mitad del periodo fiscal, no tramitar los créditos adicionales (característica de una falta de planificación del sector) produciendo deudas importantes con proveedores y trabajadores. 

 

11 Administrar con miedo a la crítica, eliminando o cerrando todos los auditórium, sala de conferencias con capacidad superiores a 100 personas con el propósito de evitar reuniones o asambleas de trabajadores disidentes o críticos a su gestión, olvidando que este cierre elimina la oportunidad de espacios para la educación continua, difusión de productos de investigación, jornadas científicas que a diferencias del primer propósito este si contribuye al desarrollo de un país.

 

12 Hacer lo que en el pasado criticó, eliminando todas las aseguradoras privadas que ofertaban servicios de salud a los trabajadores por resultar intermediarios burocráticos, especulativos y corruptos, sumado a la compras de acciones mayoritarias de clínicas privadas con dinero público para ofertar servicios a la recién creada aseguradora monopólica pública de servicios médicos. Privilegiando sin criterios razonables a una minoría, aumentando la discriminación en la población clasificándolos en florenzolanos de primera y florenzolanos de segunda.

 

13 Designar en puestos directivos a funcionarios sin ninguna certificación,  capacitación académica, sin experiencia gerencial o asistencial, pero sedientos de poder y rebosados de resentimiento institucional, para hacer pagar a sus compañeros y antiguos superiores lo que una vez le negaron inmerecidamente según sus criterios.

 

14 Ordenar contrataciones de talento humanos sin respaldo presupuestario, solo para justificar una promesa realizada ante los medios de comunicación como  salida de conflictos laborales, transformándose en un peculado de uso de los recursos, una oferta engañosa para los trabajadores y una gran irresponsabilidad institucional.

 

15 Medir logros de su gestión por: número de reuniones, número de consultas número de inauguraciones, número de camillas entregadas, cantidad de pagos prometidos, número de visitas, número de quirófanos reinaugurados, número de médicos formados, obviando la razón de ser de la organización, cuyos logros deben medirse en indicadores en función de: promover la salud, evitar las enfermedades, promocionar la calidad de vida y proporcionar la mayor satisfacción y felicidad posible a la gente

 

 

 

 

Comentar este post