{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

ESTUDIO COMPARADO DE LOS SISTEMAS DE SALUD DE MERCOSUR Y CHILE 2000

Publicado en por Maiqui Flores

 

mercosur3DANIEL OLESKER

PROFESOR GRADO V

FAC. DE CCEE UNIV. DE LA REP.ca

 

Los rasgos básicos de los sistemas de salud nacionales

 

Los países del Mercosur y Chile no constituyen un conjunto homogéneo sino que presentan diferencias en cuanto a su estructura demográfica, perfil de salud, renta por habitante, dinero que gastan en salud y en las estructuras institucionales que dan forma a sus sistemas de de salud. Sin embargo, en todos ellos el origen de esos sistemas de protección en salud es similar y todos ellos comparten también el hecho de haberse visto enfrentados a la necesidad de introducir reformas en dichos sistemas, debido a la existencia de problemas que se han tornado ineludibles por presión social o política, interna o externa. Los problemas más relevantes son:

 

a)    La inequidad, expresada en la existencia de sistemas públicos - mal atendidos, con escasez de recursos, con problemas de cobertura, acceso, calidad y oportunidad de atención- orientados a los segmentos más pobres de la población y sistemas privados que ofrecen mejores condiciones de cobertura, acceso y oportunidad a aquellos que puedan pagarlos, es decir, a los segmentos más pudientes de la población

b)    La ausencia de marcos regulatorios adecuados y de instituciones capaces de supervisar el cumplimiento de dichas regulaciones

c)     Las relaciones de poder que se establecen entre las entidades que tienen la responsabilidad de prestar el servicio y grupos de interés político, gremial o económico, incluido los propios equipos gubernamentales.

d)    Los costos crecientes del sistema, agravados por los procesos devaluatorios recientes, el incremento de los copagos y por ende el elevado porcentaje de pago directo del bolsillo del usuario, que provocan la auto-exclusión de muchos cotizantes de los sistemas de prepago

e)    La ausencia de cobertura adecuada para los trabajadores informales

f)     Las inequidades regionales en el acceso a los sistemas de salud.

g)    La insatisfacción de los ciudadanos respecto del sistema

 

Cuando los modelos LACE en la región desarrollaron sus estrategias, la expansión de la cobertura de salud aumentó al mismo tiempo que aumentaron sus grados y calidades de inequidad. En este escenario actual de crisis de los modelos LACE y teniendo como elementos condicionantes los procesos de ajuste económico frente a estas crisis que han generado costos importantes en términos de un deterioro de las condiciones de trabajo, un fuerte aumento del trabajo informal y un incremento de la pobreza urbana, los problemas latentes en muchos de los países durante los 90 florecieron con toda intensidad.

Al mismo tiempo comenzaron a adquirir fuerza proyectos de reforma tendientes a introducir mayores niveles de “mercado” en los sistemas de salud nacionales. De hecho, todos estos países continúan en la actualidad implementando proyectos orientados a resolver uno o más de los problemas mencionados. Es así como Brasil intenta fortalecer un sistema público único y de cobertura universal de salud, donde el aseguramiento y la provisión no se encuentran diferenciados; Argentina, Uruguay y Chile buscan fortalecer la capacidad regulatoria del sector público e introducir modificaciones tendientes a mejorar la cobertura y disminuir las diferencias de calidad, acceso y oportunidad de atención en escenarios donde las instituciones privadas son actores estables y poderosos del sistema y existe una diferenciación entre los roles de aseguramiento y provisión de servicios de salud; y

Paraguay, por su parte, se encuentra en un proceso de consolidación institucional tendiente a lograr un sistema único de salud, donde sin embargo no es posible predecir la dirección que tomará el proceso, debido principalmente a los serios problemas de cobertura que ofrece el sistema y al bajo gasto por persona en salud, lo cual representa un obstáculo para el Estado en términos de la posibilidad de financiamiento del sistema.

 

Los países del estudio

 

Cuadro 1: Cuadro Comparativo Indicadores Países Mercosur Y Chile

 

Indicador

 

Argentina

 

Brasil

 

Chile

 

Paraguay

 

Uruguay

 

Económicos, sociales y demográficos

 

 

 

 

 

Población total (en mies de 1996)

36.000

157.000

14.000

. 5.100

3.163.

 

PIB per cápita (US$)

 

 

 

 

 

 

Tasa de Fecundidad

2,6

2,5

2,4

4,2

2,4

 

Esperanza de vida al nacer

73,5

68,0

75,0

70,0

74,0

 

Mortalidad Infantil (por 1.000)

22,0

42,0

10,0

39,0

17,5

 

Mortalidad Materna (por 100.000)

44,0

114,2

30,0

130,7

21,0

 

Alfabetización (%)

96,5

85,0

90,0

85,0

97,0

 

Acceso a agua potable (%

poblac.)

 

81,0

85,5

91,0

39,0

82,0

 

Alcantarillado (% poblac.)

61,0

60,0

81,0

14,8

92,0

 

Gasto en Salud

 

 

 

 

 

 

Gasto (% PIB)

9,7

4,6

5,0

5,1

13,4

 

Gasto en salud per cápita (US$)

388

180

240

--

564

 

Recursos y Servicios

 

 

 

 

 

 

Médicos (por 1.000 hab.)

2,7

1,5

0,5

0,7

3,7

 

Enfermeras(por 1000 hab.)

2,4

3,2

0,2

0,1

1,7

 

Cobertura de la red de salud (%)

92,0

75,0

95,0

100,0

96,0

 

 

Fuente:: Cecilia Acuña Evolución de los sistemas de seguros de salud de los países del Mercosur y Chile

 

Como se puede observar, desde el punto de vista demográfico los países en estudio presentan estructuras muy distintas entre sí. Argentina, Chile y Uruguay se encuentran en una fase de envejecimiento de la población, con bajas tasas de fecundidad, una importante disminución de la mortalidad materna e infantil y un fuerte aumento de la expectativa de vida para ambos sexos. En Brasil las tasas de fecundidad han experimentado una marcada disminución en los últimos años, pero aún muestra altas tasas de mortalidad materno-infantil y un aumento de la expectativa de vida para ambos sexos menor que los países mencionados anteriormente.

 

Paraguay aún mantiene altas tasas de fecundidad y su tasa de mortalidad materna aún es alta, pero muestra progresos importantes en la reducción de la tasa de mortalidad infantil y en el mejoramiento de la expectativa de vida de su población para ambos sexos. Desde el punto de vista epidemiológico, Argentina, Chile y Uruguay comparten un escenario de transición donde las enfermedades crónicas no transmisibles - aquellas propias de las poblaciones de países industrializados- conforman las principales causas de muerte, aún cuando las condiciones derivadas de la pobreza tienen aún un peso significativo en el estado de salud de la población, particularmente la más pobre. En Paraguay y Brasil en cambio, las enfermedades transmisibles todavía son causas importantes de muerte en la población, particularmente en el caso de Paraguay. Brasil presenta una realidad particular, ya que en el Sudeste del país el perfil de mortalidad es similar al de Argentina, Chile y Uruguay, en tanto en el región Nordeste, Norte y Centro-oeste, éste se asemeja más al de Paraguay.

 

Estas realidades determinan demandas distintas al sistema de salud por parte de la población y también diferentes prioridades sanitarias. En términos económicos, ello se traduce en distintos costos a abordar para satisfacer las necesidades de salud de la población y en estructuras de gasto que dependen de estas variables y también de las condiciones de infraestructura disponibles. En general, a medida que la población envejece, que aumenta la expectativa de vida y disminuye la mortalidad, la importancia de las enfermedades crónicas no transmisibles se vuelve mayor y aumenta el costo en salud, pero al mismo tiempo los factores de prevención ligados a la vida cotidiana (cigarrillo, alcohol, etc) aumentan de peso, jerarquizando los niveles de prevención en salud.

 

Por otra parte, una población con altas tasas de fecundidad y de mortalidad materno-infantil y un peso importante de enfermedades transmisibles como causa de muerte, requiere aumentar la atención profesional del embarazo y el parto, mejorar la provisión de servicios de salud dirigida a los niños y reforzar las campañas sanitarias destinadas a prevenir enfermedades infecto-contagiosas (por ejemplo, a través de vacunas), todo lo cual muchas veces demanda fuertes inversiones en infraestructura hospitalaria, así como en medicamentos e insumos. Para los sistemas de protección de salud y específicamente desde el punto de vista del aseguramiento, estas distintas situaciones demográficas y epidemiológicas se traducen en grupos poblacionales sometidos a diferentes riesgos. Dichos riesgos implican opciones diferentes en cuanto a las enfermedades o condiciones de salud a priorizar en términos de cobertura (paquetes de salud) y también distintos costos que deben ser enfrentados por el sistema para atender de manera adecuada las demandas de atención que ellas determinan.

 

Ello a su vez, puede generar diversos arreglos destinados a cubrir dichos costos, tales como el cobro de impuestos generales, impuestos específicos, cotizaciones y gasto directo desde el bolsillo del usuario. Estas diferencias de demandas en salud se integran en un contexto de países que aplicaron modelos económicos y sociales similares, como hemos visto y al mismo tiempo todos ellos emergieron, en los años ochenta o noventa, de dictaduras que representaron años de atraso en lo referente a las libertades ciudadanas, a la participación social y a la construcción de ciudadanía. En la mayoría de los casos además, esto se asoció a un gran empobrecimiento del sector público en términos de la provisión de servicios especialmente en el sector salud y educación

 

Otra característica importante común a todos estos países está dada por las grandes variaciones regionales al interior de sus territorios en cuanto a la provisión y disponibilidad de servicios, lo cual se refleja en un desmedro de la situación de salud de los grupos de población que viven en lugares alejados de los grandes centros urbanos. Ello sin embargo queda oculto detrás de los indicadores generales de cada país y da origen a serias inequidades al interior de ellos.

 

En cuanto a sus sistemas sociales de protección de la salud, los países del Mercosur y Chile tienen un origen relativamente similar en organismos atomizados, compuestos por instituciones que ofrecían asistencia médica dentro de esquemas de protección insertos en la idea de la seguridad social, sobre la base de la solidaridad intragrupal. Algunas de estas entidades se organizaron a partir de asociaciones profesionales o grupos de inmigrantes europeos, como ocurrió en Uruguay. Otras se organizaron por ramas de actividad económica, como en Argentina, Chile y Brasil. En Uruguay, estas agrupaciones dieron origen a las Instituciones de Asistencia Médica Colectiva (IAMC). En Argentina se originaron las Obras Sociales (OS), en Brasil las Cajas de Asistencia y Previsión Social (CAPS) y en Chile el Servicio Médico Nacional de Empleados (SERMENA) que luego se transformaría en el Fondo Nacional de Salud (FONASA). En Paraguay también se creó un sistema de seguridad social pero desde sus orígenes tuvo muy baja cobertura, alcanzando en promedio sólo al 12% de la población.

 

En síntesis nos encontramos frente a realidades con grados de homogeneidad y al mismo tiempo con diferencias fuertes en materia socio económica,

 

Conclusiones

1)    En los países de la región en los últimos 30 años a través de los gobiernos dictatoriales se han implementado modelo liberales y aperturistas. En los años 90 las democracias de la región han profundizado dichos modelos, generando un proceso creciente de exclusión social, más allá del crecimiento económico.

2)    En dichos modelos la salud ha sido un facto de resistencia a la mercantilización de las relaciones sociales propias de estos modelos y, salvo en Chile y las debilidades de Paraguay, han mantenido en parte sistemas públicos y/o sociales fuertes y de cobertura amplia.

3)    La crisis de los modelos liberales que han incrementado los niveles de exclusión característicos de los modelos LACEs, han generado un espacio para pretender profundizar las reformas mercantiles del sistema de salud y dar mayor espacio a la medicina privada, generando importantes ganancias para estas empresas.

4)    Las llamadas reformas del estado (ahora de segunda generación) intentan r profundizar los procesos de privatización del sector salud ya se apor la vía directa del ingreso de las medicinas privadas en la prestación directa de servicio, ya sea “ dentro” del sector público o social como se ha demostrado en este trabajo.

5)    Al mismo tiempo, en consonancia con el resto de la sociedad, se introducen normas de flexibilización laboral para los trabajadores del sector Esto se da en un contexto en el cual los modelos sociales vigentes se encuentran debilitados por el propio desarrollo del sector, encontrándose como sus principales debilidades relativamente comunes a todos los países

 

BIBLIOGRAFÍA

 

·         Acuña Cecilia Evolución de los sistemas de seguros de salud de los países del MERCOSUR y Chile

·         La Reforma del sector salud en Chile: Análisis y Perspectivas

·         Cid Camilo: La salud en Chile y sus problemas de financiamiento.

·         Instituto Cuesta Duarte P.I.T. -- C.N.T Los uruguayos pagamos más pero el sistema mutual está en emergencia

·         Olesker Daniel La salud mutual en Uruguay: 6 problemas centrales y propuestas de solución

·         O.P.S. La Salud de las Américas

·         MINEPLAN Chile Informe Salud Chile 2000

·         O.I.T. Estudio empírico sobre la exclusión social en el caso Argentino

·         O.I.T. Estudio empírico sobre la exclusión social en el caso Chileno

·         O.I.T. Estudio empírico sobre la exclusión social en el caso de Brasil

·         Tavarez Laura Carvalho José A política de saúde no Brasil nos anos 90

Comentar este post