Overblog
Edit post Seguir este blog Administration + Create my blog

ERRANDO EN EL MODELO ARQUITECTÓNICO HOSPITALARIO

Publicado en por Maiqui Flores

hospitalDIARIOMEDICO.COM


Sin paños calientes: "En España nos hemos equivocado con frecuencia al elegir el tipo de hospital". Justo Fernández-Trapa de Isasi, catedrático de Proyectos Arquitectónicos en la Escuela Politécnica de Arquitectura de Madrid, marca la premisa.


Ya en tiempos de Franco "hubo un gran desarrollo de hospitales en quince años, pero se eligió el modelo estadounidense de la generación anterior. También se ha errado en el modelo actual, aquí y fuera de España", ha explicado Fernández-Trapa de Isasi. Le complementa Alfonso Casares, de la Oficina de Arquitectura Aidhos, dedicada desde hace 40 años a las infraestructuras sanitarias. 40 años que han supuesto "un salto de pértiga a un sistema mucho más orientado a la supervivencia, con una crisis médica y de organización. Los hospitales han ido respondiendo a todo esto, pero se ha llegado a un punto de inflexión".


El punto de inflexión
"Ahora, cuando se decide la construcción de un nuevo hospital, ya sabemos cómo se va a planificar, pero dudamos que la elección sea la adecuada para nuestro país y para la clase médica", añade Fernández-Trapa de Isasi. "Hace más de quince años pensábamos que no se construirían centros de más de 500 camas, que era una locura, pero se siguen haciendo". Casares insiste: "Sabemos hacer hospitales, pero se ha evolucionado hacia hospitales muy grandes -más difíciles de gestionar-, con costes elevados y construidos muy rápidamente". Esto se debe, en palabras de su compañero de profesión, a que "no hay una autoridad central, sino autonómica, que es más política que sanitaria. Se eligen hospitales grandes de agudos, universitarios, donde tienen que existir todos los tratamientos posibles. Esto es impensable, deben hacerse más pequeños y especializarse, ya que de otra forma no servirán al futuro de la Medicina. No todos pueden pretender ser expertos en todo, ni ser los más grandes. Además, falta dinero".


Entonces, cómo debe ser el hospital actual? Casares plantea hacer un ejercicio de reflexión sobre el diseño de las infraestructuras en los últimos 40 años, tras una intensa renovación -sobre todo en los últimos quince-, para averiguar lo que nos espera. Sin embargo, apunta que "es complicado saberlo, porque estamos en un momento complicado a causa del gran tamaño de los sistemas de salud".


En la misma línea meditativa, Fernández-Trapa de Isasi cree que el modelo apropiado debe ser fruto de la reflexión consciente de la Medicina, "con cabezas que revisaran el sistema de servicios, cátedras e investigación. Hay que aprender del resto. El resultado será un hospital pequeño y especializado, pero con buena tecnología, y con una gestión eficiente".


Los ejemplos
"Estamos orgullosos de nuestros hospitales, pero no investigan", lamenta Fernández-Trapa de Isasi, que ha participado en el ciclo de conferencias sobre arquitectura sanitaria organizadas por la Real Academia Nacional de Medicina. Y en qué países podemos fijarnos? "La Medicina estadounidense está menos orientada a la asistencia social que a la investigación y el negocio, investigación que nosotros no producimos pero sí consumimos, con lo que también la pagamos. Por otro lado, a Inglaterra le ha pasado lo mismo que a nosotros y sigue con un modelo obsoleto. Es mejor fijarse en los países escandinavos y en Alemania, con hospitales donde se controlan la efectividad investigadora y el gasto en servicios".


"En España se hacen los concursos basándose en lo ya hecho. Y no se consulta a quien sabe de tipologías, a los médicos... Por qué no se para a pensar? No existe un foro con más representantes que los políticos donde se piense todo esto", recuerda Fernández-Trapa de Isasi. Y cómo crearlo? "La coordinación debería ser nacional, porque no se puede tener a todos los hospitales de todas las autonomías haciendo todo tipo de trasplantes. España puede tener tres o cuatro centros grandes de investigación, de oncología... El problema, además, es que ni hay dinero ni un mando único; se manda a trozos, porque el Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad no lo hace".


También se acuerda de la política Casares: "Con los nuevos hospitales se gana imagen, pero hay que ver por dónde ir. Se necesita una reflexión suficiente sobre organización para conocer el camino correcto".No obstante, Fernández-Trapa de Isasi concluye de forma esperanzadora: "Hay proyectos españoles ejemplares, máquinas de curar muy bien organizadas. Otra cosa es su tamaño. Hay paradojas, como el Hospital 12 de Octubre, de Madrid, que partió de un proyecto malísimo, pero cuenta con un cuadro médico magnífico". Pero el ejemplo perfecto es el nuevo Hospital La Fe, de Valencia: "Ha errado en su gran tamaño, pero es un modelo magnífico de centro grande de agudos y de eje de organización interna".


Dicho modelo implica de lleno a Casares, su arquitecto: "Antes se sabía cuándo se empezaba un hospital, pero no cuándo se acababa. Los nuevos modelos -PPP, PFI...- son rápidos, pero quizás demasiado, porque hay que pensar en lo que podrían necesitar en veinte años. Por ejemplo, se debe tener en cuenta que la telecomunicación y la informática están cambiando el panorama. Hay que saber tratar a los pacientes desde una arquitectura más amable".

Comentar este post