09 Aug

DISEÑO PROGRAMA EDUCACIÓN MÉDICA. INTERNADO ROTATORIO HOSPITAL LIC. JOSÉ MARÍA BENÍTEZ. LA VICTORIA ARAGUA VENEZUELA 2010.

Publicado por Maiqui Flores  - Etiquetas:  #EDUCACIÓN

INTERNOS-HJMB.jpgMaiqui Flores

Docente- Investigador

Asesor Coordinación Investigación y Educación

Hospital Lic. José María Benítez

                         Agosto 2010

 

                         PREAMBULO.

 

El Hospital Lic. José María Benítez está ubicado en la Urbanización Las Mercedes, Sector I, La Victoria-Edo. Aragua. Está clasificado como Hospital tipo III y atiende una población objeto de más de 450.000 habitantes para el año 2009, depende administrativamente de la Corporación de Salud del Estado Aragua, bajo la rectoría del Ministerio del Poder Popular para la Salud y proporciona asistencia médica preventiva, curativa y rehabilitación, en los servicios de Medicina Interna, Pediatría, Obstetricia, Cirugía y Traumatología (Hospitalización y Consulta Externa), Atención de Emergencias y Pabellones para intervenciones electivas y de emergencias. Simultáneamente cuenta con los servicios de Laboratorio, Radiodiagnóstico, Banco de Sangre, Nutrición y Dietética, Farmacia, Odontología, Epidemiologia, Toxicología, Infectología, Urología, Neurocirugía, neurología, Nefrología, Psicología y Psiquiatría Infantil y de Adultos, Oncología, Registros y estadísticas de salud, Anatomía Patológica, áreas administrativas, de saneamiento y  mantenimiento.

 

            Misión: El Hospital Lic. José María Benítez trabaja para garantizar el derecho a la salud, estimulando la participación consciente y democrática de la gente en la búsqueda del bienestar, optimizando el funcionamiento de la Red sanitario-asistencial para incrementar su productividad, generando una cultura de servicio en la cual los trabajadores y comunidad luchan juntos por la vida, la salud y la calidad de atención.

 

            Visión: Está dirigida a estimular la conformación de un gran centro de atención al usuario, que integre otros establecimientos de salud como los ambulatorios, IPASME e IVSS, CDI, SRI para el mejor control de los pacientes externos, evitando así las recidivas y por consiguiente su posterior reingreso a las instituciones hospitalarias. Para los efectos deseados se propiciará la integración de los programas emitidos por el Ministerio del Poder Popular para la Salud y la Dirección de Salud del Estado Aragua, con el fin de brindar al usuario y los familiares el tratamiento y cuidado indicado.  Este sueño es parte de un país nuevo, más participativo y consciente en el cual cada uno de nosotros asuma su responsabilidad; trabajando cada día con amor y fuerza para convertirlo en realidad.

 

            Actualmente cuenta con una capacidad arquitectónica de 200 camas presupuestadas, 150 camas. En relación al recurso humano, el equipo de salud está conformado para el año 2009 por:

•          140 Médicos (Residentes y Especialistas)

•          318 Enfermeras de las cuales 90% son profesionales

•          457 Empleados fijos, 80% contratados

•          282 Obreros fijos, 15 contratados

El equipo gerencial consecuente con la misión del hospital, tiene como lineamiento estratégico para el año 2010, contribuir a la formación y capacitación del talento humano del eje del estado Aragua; para la construcción y fortalecimiento del Sistema Público Nacional de Salud. Avanzar en este propósito implica el propósito de la Coordinación de Investigación y Educación del Hospital, de Fortalecer en el talento humano, los conocimientos, habilidades y destrezas requeridos para el logro de los objetivos institucionales, con equidad, eficiencia, eficacia, efectividad, calidad, ética y calidez, promoviendo la formación de técnicos, profesionales y especialistas; para el desarrollo de investigaciones que fortalezcan a la organización y a la comunidad del este Aragüeño.

 

En este sentido se propone el diseño del Programa de Educación Médica Internado Rotatorio del Hospital José María Benítez (PEMIR- HJMB)

 

Según el Colegio de Médicos del Estado Aragua citado en II Convención Colectiva de condiciones de trabajo del año 2001 se entiende por “Medico Interno Rotatorio” como:

 

El médico en su etapa de formación profesional, académica y científica; y previo concurso, labora durante un periodo máximo de 2 años para el sistema de salud aragüeño a dedicación exclusiva, recibiendo entrenamiento en uno o varios centros asistenciales urbanos y rurales, rotando por diferentes servicios hospitalarios, tales como Cirugía, Gineco-Obstetricia, Pediatría y Medicina; cumpliéndose en el mismo periodo laboral una pasantías por el medio rural, de conformidad con lo establecido en el artículo 8 de la ley del ejercicio de la Medicina ( Pag. 12)    

 

Una de las perspectivas del PEMIR-HJMB es un cambio del modelo educativo de la enseñanza al aprendizaje. Para crear un entorno de aprendizaje continuo alrededor de los médicos internos, que les capacite para seguir aprendiendo a lo largo de toda la vida, y que les permita permanecer receptivos a los cambios conceptuales, científicos y tecnológicos que vayan apareciendo durante su actividad laboral.

 

Hay que pasar de un modelo basado en la acumulación de conocimientos a otro fundamentado en una actitud permanente y activa de aprendizaje. Dado que la transmisión de conocimientos no puede continuar siendo el único objetivo del proceso educativo, el modelo pedagógico sustentado en el profesor como transmisor de conocimientos debe ser sustituido por otro mas andragogico y constructivista en el que el participante o educando se convierta en el agente activo del proceso de aprendizaje, que deberá seguir manteniendo durante toda su vida. La función del médico especialista será la de mediar y guiar al médico en formación en ese proceso de aprendizaje.

 

Considerando lo antes planteado es importante implementar un cambio de objetivos de los conocimientos a la competencia. Todo indica que las necesidades del nuevo contexto hospitalario exigen, además de los conocimientos, formar a los individuos en el amplio conjunto de la competencia profesional entendida como el desarrollo de capacidades y valores por medio de los contenidos y métodos, que es requerida en el desempeño de la profesión y de nuestra especialidad médica.

Es preciso introducir métodos proactivos que transmitan la competencia que va a necesitar el futuro médico residente o especialista, una educación activa que desarrolle las capacidades potenciales individuales y sociales. La formación de la competencia médica exige impulsar mucho más la formación general que la específica, por supuesto, una formación general que a la vez sea una formación contextualizada, en la que los internos tengan la oportunidad no sólo de saber muchas cosas sino de aplicarlas.

 

Cabe destacar también la necesidad de un cambio en los modelos organizativos. Si el hospital  es un lugar de formación para una porción mayoritaria del equipo de salud, su principal deber como servicio público será el de estar atento a las necesidades globales de la sociedad, que son muy distintas de las necesidades tradicionales de las elites o del sector privado. Eso exige nuevos modelos organizativos más flexibles y ágiles.

 

Se trata más que de una época de cambios, de un cambio de época, donde se promueve una propuesta y un trabajo para lograr una educación médica contínua más realista y una práctica de la medicina más centrada en el usuario y su contexto. La sociedad participativa y protagónica piensa ahora, que una salud óptima requiere mucho más que un médico netamente clínico es necesario un medico mas social y humano.

 

Durante los primeros años de formación médica se han aportado los fundamentos básicos y se ha procurado el desarrollo de éstos a través del campo del mantenimiento y recuperación de la salud, considerado como el ciclo de profesionalización de la carrera; el campo de formación instrumental y metodológico; y el campo electivo, complementos idóneos de una formación integral necesarios para desempeñarse como médico. En el Programa Educativo (PEMIR-HJMB) se insiste en el ser humano, en la proyección comunitaria y en la investigación, como puntales del ejercicio médico, lo cual conlleva el fortalecimiento necesario de las diversas dimensiones y competencias individuales que lo promuevan en un futuro a un médico residente o especialista.

 

Es por ello que se hace necesario consolidar las competencias desarrolladas, para asumir las responsabilidades propias de la disciplina, dentro del contexto del ejercicio profesional y bajo la supervisión de Especialistas idóneos. Es entonces, durante el año de internado, cuando se promueve al profesional a ser parte del sistema de salud, donde no solo cumplirá con su artículo 8 de la ley ejercicio de la medicina venezolana, sino que  pondrá a prueba todos sus conocimientos, habilidades y destrezas, a la vez que reconocerá y fortalecerá sus actitudes, al ser parte integral del manejo de cada uno de sus pacientes en la promoción, la prevención y el mantenimiento de la salud; en el diagnóstico y el manejo eficaz de las alteraciones de la salud en cada etapa o ciclo de la vida del individuo y de la comunidad; y en el reconocimiento del marco ético y científico idóneo en cada actuación médica, con lo cual se espera se constituyan en médicos internos capaces de desempeñarse efectiva y eficientemente dentro de nuestro contexto social y aporten así, enormes beneficios a la comunidad y al individuo en cada etapa de sus vidas.

 

Sobre las bases de estos planteamientos la coordinación de investigación y educación del hospital Lic. José María Benítez, asume el reto organizativo, ejecutivo y evaluativo de este programa de educación médica.

   

II.  PROPÓSITOS

 

Actualmente el médico egresado del sistema de educación superior venezolano deberá distinguirse por su formación integral, la cual le permite el reconocimiento desde un enfoque ético, responsable y respetuoso de la dignidad de la persona, la familia, su contexto y de la relación médico paciente (estableciendo una comunicación adecuada con los pacientes, la familia y el equipo de salud en general), en el marco del sistema y políticas nacionales y globales de atención en salud; posee un conocimiento teórico y práctico de las ciencias médicas que le permiten intervenir e investigar en el continuo salud-enfermedad a nivel individual, familiar y comunitario desde la promoción de la salud, prevención de la enfermedad, diagnóstico, tratamiento y rehabilitación; y se encuentra capacitado para  diseñar, dirigir, ejecutar y evaluar la atención médica en el campo del ejercicio de la medicina general así como para acceder a la formación especializada.

 

A.- OBJETIVOS PRINCIPALES

 

El programa de educación médica del internado rotario del hospital tiene como objetivos centrales:

Mejorar la calidad de atención en los servicios hospitalarios.

Propiciar atractivos para satisfacer la necesidad de médicos actualmente existente en los servicios asistenciales del hospital

Facilitar un espacio para el afianzamiento del médico en formación en los conocimientos adquiridos durante la carrera mediante su aplicación en el desarrollo de habilidades y destrezas propias de la práctica clínica en las áreas principales de la atención en salud dentro del contexto de la práctica general, familiar y comunitaria.

Brindar la oportunidad de cumplir con los requisitos mínimos para optar a una residencia asistencial o de postgrado en el sistema de salud venezolano

 

 

Durante el internado rotario en el hospital Benítez se elevará al nivel de la práctica profesional todo aquello que fue aprendido en el pre- grado, de tal manera que al terminar el año, ese médico en formación estará en capacidad de:

 

Conocer la situación de salud de la población objetivo. (indicadores de salud)

Definir el estado de salud de un individuo durante todas las fases de la vida.

Fomentar los hábitos y costumbres de la comunidad y del individuo con el fin de prevenir alteraciones de la salud.

Detectar y diagnosticar las diferentes enfermedades y alteraciones más frecuentes de la salud de cada paciente.

Iniciar un manejo oportuno y adecuado de las alteraciones más frecuentes de la salud.

Encausar la evolución de cada paciente dentro de un esquema de atención de complejidad creciente que incluye la apropiada referencia a niveles superiores y la educación adecuada del paciente, sus familiares o allegados y la comunidad en general.

Dirimir satisfactoriamente los dilemas éticos que se presentan en la práctica médica.

Consolidar las competencias comunicativas que lo relacionan primeramente con sus pacientes, así como con los compañeros de trabajo, sus superiores y sus colaboradores.

Comentar este post

catherin 15/09/2011



hola guapisimo me encata sale en la foto tu eres medico traumatologia me encantas tu sa le bello tu admiradora
secreta numero 1 este es mi correo hotmail.com soy estado maracay aragua



Archivos

Acerca del blog

CONSULTORIAS Y ASESORIAS EN SALUD PÚBLICA. DOCENTE INVESTIGADOR. ASESOR METODOLOGICO DE TESIS Y DISEÑO CURRICULAR.

Compartir este blog Facebook Twitter Google+ Pinterest
Seguir este blog