Wednesday 13 october 2010 3 13 /10 /Oct /2010 21:07

cedula-nueva.jpgProf. Maiqui Flores


 

Caracas, 08 Oct. AVN.- El Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería (Saime) lanzará en el primer trimestre de 2011, la nueva cédula electrónica para todos los venezolanos y venezolanas, así como también para los extranjeros nacionalizados.

 

La información la dio a conocer el director general del Saime, Dante Rivas, quien explicó que este nuevo documento de identidad estará elaborado con una lámina de policarbonato que impedirá que los datos impreso en la lámina central sean suprimidos.

 

Los datos serán grabados con impresión láser. En la parte frontal estarán ubicados el nombre, apellido, fecha de nacimiento, estado civil, sexo, nacionalidad y la foto del ciudadano; y en el anverso estarán impresos el nombre del lugar de nacimiento, la fecha de expedición y de vencimiento, el Registro Único de Información Fiscal (RIF), un código de barra y otro código de lectura mecánica.

 

cedula-proyecto-2007.jpg Además, contará con un chip que estará cubierto y en el que se almacenarán los datos visibles en la cédula. “En este momento no existe un país que tenga este tipo de tecnología, con un chip cubierto que está conectado con una antena receptora. Es una cédula infalsificable”.

 

De acuerdo con el director del Saime, estas cédulas serán emitidas en centros específicos y en unidades móviles especiales para tales fines, y de manera progresiva se irán acondicionando los centros con los equipos especiales importadas desde Alemania y Francia.

 

LA NUEVA CEDULA Y EL SISTEMA DE SALUD.

 

En Venezuela en la década de los 40, época de Arnoldo Gabaldon y su lucha sin cuartel contra la malaria, existía un registro censal poblacional muy acercado a la realidad, el mirar las casa marcadas en las puertas o paredes  con las siglas DDT. (Dicloro Difenil Tricloroetano) o SAS (sanidad y asistencia social), era símbolo de cobertura, universalidad, respeto y seriedad.

 

Todo sistema de salud en el mundo que se llame serio,  respetable y exitoso en su misión,  responde estadísticamente a 3 preguntas fundamentales

 

¿Cuánto somos? ¿Dónde Estamos? y Que Hacemos?

 

En esos años, el equipo de oro de la salud pública venezolana visito casa por casa con la intensión no solo de acorralar a la enfermedad sino de responder a esas tres preguntas cuyas respuestas eran la clave del éxito de toda planificación de una política pública.

 

Hoy día el Ministerio de Salud y Desarrollo Social con toda la tecnología mágica de la comunicación, las redes sociales y el satélite Simón Bolívar, es capaz de conocer su población objetivo, cálculo certero de coberturas, eficiencia y efectividad en el uso de los recursos de los programas de salud. Por tres sencilla razones:

 

Usted actualmente puede identificarse en los centros con un nombre y edad falso facilitar una dirección falsa, y el sistema de salud ni se entera

 

El sistema de salud actual carece de un sistema de información geográfico gerencial, usted puede tener una cefalea y acudir desde un consultorio popular hasta un hospital universitario super especializado y será atendido o mal atendido igual ya que no existe puerta de entrada, ni  regulación, colapsando la red más compleja.

 

Usted puede ruletear con un familiar enfermo buscando atención por diferentes centros de atención público o privado de cualquier nivel, en cualquier municipio o estado y su caso o patología será reportado tantas veces como centro visitó,  porque el sistema no funciona en red.

 

En fin el actual sistema de salud no responde a las tres preguntas básicas antes mencionadas; pero como médico sanitarista, humanista y soñador, veo en la nueva cedula electrónica un avance importante cuya tecnología podría ahorrarnos años de trabajo en ese sentido.

 

Podría imaginarse que ese chip electrónico, código de barra  que ahora posee su cedula contiene información básica sobre: residencia, ocupación, nivel de instrucción, riesgos sanitarios, discapacidad, condición especial, alergias, tipo de sangre, lugar o centro de atención primaria en salud más cercano a su residencia al cual pertenece o está inscrito. (Con actualización virtual de datos)

 

Los  centros de atención primaria en salud, estratégicamente distribuidos por todo el País, establecidos como centros multidisciplinarios, tendrían: un médico generalista Integral, una Enfermera Salubrista,  un trabajador social y un pediatra que se encuentran todos los días de la semana incluyendo días festivos. Si existe la necesidad de una consulta con un especialista en cualquier área, derivación a un centro diagnostico de especialidades de alta tecnología. Ya que el código de barra de su cedula estaría incluido cual es el centro de atención primaria el centro diagnostico integral y el hospital cuyas cama de hospitalización estaría garantizada porque serian distribuidos según oferta y demanda poblacional.

 

cedula venezoloanaSe imagina que todos los centros de atención primaria están obligadas a brindar  todo servicio médico incluido la referencia en red (emergencias, centros diagnósticos y hospitalización) prometiendo un servicio rápido, de buen nivel y en las cercanías de sus pacientes. Ya que usted entraría en la planificación anual de actividades y costos de ese centro según su condición y cubierto todo bajo un programa de telemedicina, historias clínicas automatizadas que funcionan en red a nivel nacional con solo mostrar su cedula de identidad.

 

Sin dudas creo que estoy soñando, pero esa es la utilidad que debe tener la nueva cedula electrónica venezolana,  para planificar y rescatar el sistema de salud que merecemos.

 

 

Por Maiqui Flores - Publicado en: Gerentes - Comunidad: Gerentes en Salud Pública
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios
Wednesday 13 october 2010 3 13 /10 /Oct /2010 19:35

 

mexico.jpgEl Siglo de Durango, México Octubre 2010


Ampliar la cobertura de los servicios de salud con la colaboración de universidades e instituciones, así como aprovechar la infraestructura y recursos humanos existentes fueron algunos de los puntos expuestos en la consulta ciudadana de la Dirección de Salud Pública y Medio Ambiente (DMSPyMA).

Alfonso Perales, secretario técnico de la Facultad de Medicina de la UJED, puso a disposición de la dependencia municipal los estudios sociales que han integrado de todas las colonias del municipio, al igual que los cuatro consultorios disponibles con primer nivel de atención. Puso a la disposición a los alumnos de sexto a noveno semestres, quienes tienen a cargo los estudios de salud en las colonias.


INFRAESTRUCTURA

 
Por su parte, otros académicos propusieron reestructurar los hospitales existentes en lugar de construir nuevos, recomendación hecha por la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Voces consideraron que la infraestructura hospitalaria ha sido rebasada aun con la operación del Seguro Popular. Se expuso utilizar la red hospitalaria privada para completar la atención primaria, además de incorporar a especialistas. En este punto, resaltó la petición para crear también fuentes de empleo para un gran número de médicos con alto grado. Los especialistas vendrían a completar los servicios con los que no cuentan todas las clínicas, sobre todo las localizadas en zona rurales.


DIÁLOGO

 
Arturo Guerrero Sosa, titular de la DMSPyMA, recibió las propuestas junto a los subdirectores de cada departamento. Algunas instituciones ya tenían convenios de colaboración; esperan que éstos sean reactivados.

 

Por Maiqui Flores - Publicado en: Investigacion Servicios Salud - Comunidad: La Salud de Nuestra América
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 13 october 2010 3 13 /10 /Oct /2010 19:24

luis-vicente-leon.jpgLUIS VICENTE LEÓN |  EL UNIVERSAL

Domingo 10 de octubre de 2010  12:00 AM

Pensaba que ya había sido testigo de suficientes decisiones desacertadas, hasta que leí el anuncio sobre un diseño de acciones para controlar y regular al sector de salud privada en Venezuela.

Mi impresión no tiene nada que ver con solidaridades automáticas. Mis críticas al sistema privado de salud han sido públicas. La limitación de inversiones en el sector y la falta de competencia han generado lógicas distorsiones que se reflejan en los altos precios en clínicas y en el colapso de la infraestructura existente, que va desde salas de emergencia desbordadas de gente en espera de atención, unos ascensores con capacidad inferior al volumen de "pacientes" (nunca más adecuado el nombre) y habitaciones más llenas que piezas de la carretera Pa-namericana el día de los enamorados, con la diferencia de que en éstas últimas la rotación es alta, mientras que en las primeras la cosa puede durar semanas antes de conseguir una cama.

Pero la respuesta a este problema es exactamente la contraria a la planteada en esa nota.

Primero que todo, es chocante aparecer frente a la comunidad "preocupados" por resolver el tema de la salud privada, cuando la calidad de la salud pública, que es su responsabilidad clara y evidente, es incomparable e infinitamente peor. Aun con las dificultades antes descritas, el sistema privado sigue siendo la única alternativa moderna de salud en Venezuela, por lo que resulta inaceptable hacer un show populista con lo privado mientras callan frente al desastre de la salud pública, el deterioro de la infraestructura hospitalaria, el maltrato laboral y salarial al cuerpo médico, la emigración masiva de jóvenes galenos y el abandono de módulos de Barrio Adentro, con los que intentaron palear su incapacidad para armar una red de servicio de salud eficiente para las mayorías. Interesante modelo este que plantea que un Estado, incapaz de prestar un servicio público, concentre sus esfuerzos en destruir el privado que aún existe.

En segundo término, el problema de restricción de oferta de salud privada es, a su vez, una consecuencia del problema público. Al no funcionar la oferta estatal, la demanda se desvía hacia el privado. Hay un elemento evidente: los venezolanos que tienen cualquier oportunidad de ir a una clínica (incluyendo empleados públicos cubiertos por pólizas HCM) lo prefieren sin pestañear, lo que indica que el privado es infinitamente mejor que el público. Entonces ¿de quién preocuparse primero?

También cabe preguntarse ¿cuál será la razón por la que la oferta de servicios privados no ha crecido al ritmo de su demanda? Parece obvio que se refiere a un problema de capital financiero y humano. En ambos casos, la causa regresa al Gobierno. Las inversiones no acompañan la demanda porque los inversionistas temen que sus recursos sean expropiados o sus precios y honorarios fijados a niveles que hagan imposible su sostenimiento y reposición. Lo mismo ocurre con los médicos recién graduados, cuya mayoría se ve obligado a buscar alternativas foráneas que respeten su condición profesional y sus oportunidades de crecimiento futuro.

¿Qué puede expropiar el Estado a la salud privada? Será la infraestructura y los equipos que, por cierto, se vuelven obsoletos al ritmo de la evolución informática. Pero no puede expropiar médicos, conocimientos, investigación, desarrollo ni motivación.

La pregunta que deben responder los hacedores de política pública es ¿dónde piensan llevar a sus hijos mañana después de haber destruido lo que aún queda de salud?

Pana, Cuba, Miami o Bogotá están como lejos para llevar a nuestros hijos en caso de una emergencia... y eso no discrimina entre chavistas, opositores o NiNis.



luisvicenteleon@gmail.com
@luisvicenteleon

 

Por Maiqui Flores - Publicado en: Investigacion Servicios Salud - Comunidad: La Salud de Nuestra América
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Wednesday 13 october 2010 3 13 /10 /Oct /2010 19:13

logo-uc.jpgFRANCISCO GAMBOA

Universidad de Carabobo

 

EL NACIONAL - Jueves 16 de Septiembre de 2010Opinión/8  

Para ser docente no basta solamente tener o dominar un conocimiento; es una actividad compleja que requiere para su ejercicio de la comprensión del fenómeno educativo. Es necesario hacer énfasis en los aspectos metodológicos y prácticos de la enseñanza, así como en los aspectos sociales y psicológicos que van a determinar las características de los grupos en los cuales se va ejercer la acción docente. La ética como elemento fundamental del ejercicio de la profesión es indispensable para lograr el correcto hacer de las cosas.

Pero ¿será suficiente ser docente con los elementos antes descritos? Como nos lo recuerda el profesor Fernando Savater (1997), en su libro El valor de educar "nacemos humanos, pero eso no basta: tenemos también que llegar a serlo". Es decir, que ser humano es un deber moral, es una obligación porque precisamente los docentes somos los que tratamos con seres humanos, como son nuestros alumnos que sienten y padecen igual que nosotros.

Ser docente es algo muy sublime, y significa ir más allá de ser un trasmisor de información, un facilitador del aprendizaje y, en algunos casos, creador de planificaciones sin contexto.

Educar es alumbrar personas autónomas, libres y solidarias.

Es ofrecer los ojos propios para que los alumnos puedan mirar la realidad sin miedo.

Ser docente no implica sólo dictar horas de clases, sino dedicar alma. Exige no sólo ocupación, sino vocación de servicio. El genuino educador se esfuerza por ser un verdadero amigo de sus alumnos, ya que estos son personas, con su propio mundo intelectual y emocional. Es necesario cooperar con ellos para que hagan el mejor uso de sus posibilidades y potencialidades.

Ser docente es ser un estilista de almas, un embellecedor de vidas, que tiene una irrenunciable misión de partero del espíritu y de la personalidad. Es alguien que entiende y asume trascendencia de su misión, consciente de que no se agota de impartir conocimientos o propiciar el desarrollo de habilidades y destrezas, sino que se dirige a formar personas, a enseñar a vivir con autenticidad, sentido y proyectos, con valores definidos, con realidades, incógnitas y esperanzas.

Ser docente consiste en brindar vuelos de alturas, sembrar utopía, estar siempre abiertos a la aventura de lo desconocido, al riesgo de las cumbres; ser exploradores de nuevos horizontes y mundos más humanos construidos más allá de los gritos y de la impaciencia.

Ser docente es ofrecer una varita mágica a los niños y las niñas para que puedan volar con sus fantasías, recorrer los caminos de la imaginación, visitar estrellas y países encantados, hablar con mariposas y tulipanes, descubrir horizontes insospechados y descansar con el pecho de la luna.

Ser docente es guiar a los alumnos a la maduración de una fe. El educador creyente deberá reflejar su fe en su propia vida. Por eso, dentro de sus limitaciones, tratará de caminar siempre al lado de sus alumnos, dispuesto a atenderles con especial cariño y dedicación, sobre todo cuando estén en serios problemas y dificultades. Que los alumnos sientan que siempre podrán contar con su ayuda y comprensión y nunca estarán solos.

Ser docente es más que inculcar respuestas e imponer repeticiones, conceptos, fórmulas y datos; es orientar a los alumnos en la creación y el descubrimiento que surgen de interrogar la realidad de cada día y de interrogarse permanentemente. Es formar individuos críticos, libres, democráticos, innovadores, trabajadores y con sentimientos nobles Ser docente no es ser un buscador de faltas, ni descalificador de los demás ni un ciego que da palos a diestras y siniestras... Es ser una persona estudiosa, paciente, serena interiormente y amante de la profesión docente.

Por último, debo agregar que la humildad en los docentes es importante porque debemos saber que la modestia nace espontáneamente cuando vemos qué tan grande es la creación en toda su abundancia infinita; es decir, que debemos ser lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio, nutriendo.

Por Maiqui Flores - Publicado en: EDUCACIÓN - Comunidad: lavidasimple
Escribir un comentario - Ver los 0 comentarios
Saturday 9 october 2010 6 09 /10 /Oct /2010 20:52

 

BARRIO-ADENTRO.jpgCaracas. 08 Oct. (Enfoques365).- Parece un cuento de ciencia-ficción, pero en realidad es la experiencia que nos hace llegar a Enfoques365  un lector que se hizo pasar por paciente en un Centro de Diagnóstico Integral (C.D.I.), de esos de la Misión Barrio Adentro, y quien, como afortunadamente no estaba enfermo, no tuvo que seguir el tratamiento que le prescribieron, porque de hacerlo tal vez no habría vivido para echarnos el cuento.   

He aquí la historia que nos hizo llegar el señor Felipe Briceño:

“En su mensaje anual a la nación, en diciembre 2008, Chávez se felicitaba por el éxito rotundo de la Misión Barrio Adentro que en cinco años de existencia había logrado, gracias a la colaboración permanente y desinteresada de más de 13.000 médicos cubanos, el desafío de dar a la casi totalidad del pueblo venezolano un servicio sanitario de calidad. Ciento treinta hospitales y centros asistenciales se estaban recuperando –decía él- rápida y satisfactoriamente.

Inmediatamente, en febrero 2009, la Sociedad Bolivariana de Médicos Integrales precisaba que más del 30 % de los módulos de Barrio Adentro estaban cerrados y que solamente estaban trabajando 8.000 médicos cubanos. La cobertura real estaría muy por debajo de la indicada por el mandatario.

Entre tanto y a pesar de la mordaza mediática el país ha contemplado atónito las parturientas ir de hospital en hospital sin encontrar un servicio obstétrico-pediátrico donde puedan dar a luz, para terminar,  incluso, pariendo en la calle. Una muchacha pudo acercarse durante un “Aló Presidente” a Chávez y pedirle ayuda para su hermana que se estaba desangrando en su casa, víctima de una placenta previa. No había sido ingresada, ni siquiera en el hospital militar, porque no había anestesia en ninguno de esos centros asistenciales.

El 19 de septiembre de 2009, en un Consejo de Ministros ampliado que se realizó en San Juan de los Morros, Chávez declaró en emergencia el Sistema de Salud en Venezuela. Sin referirse a los hospitales y centros asistenciales en ruina afirmó que hay, por lo menos, 2.000 módulos de Barrio Adentro sin médico y que para paliar tan lamentable situación traerá de Cuba el mes de octubre próximo  1.111 médicos cubanos más, 500 estudiantes cubanos de medicina y 213 médicos venezolanos graduados en Cuba. Recomendó a sus ministros y gobernadores que “para que todo salga a la perfección deben mantener contacto directo y permanente con Roberto López Hernández, quien ha sido designado por Fidel Castro como encargado de las misiones cubanas en Venezuela”.

En la época del ditirámbico discurso de Chávez sobre la Misión Barrio Adentro, enero 2009, me dejé engañar, casi voluntariamente, por una amiga y colega que, seguramente harta de oírme decir que “tal vez exageraban los que denigraban de la Misión Barrio Adentro”, concibió una astuta estratagema para que viera con mis propios ojos la realidad. De diligencias en un barrio popular de una ciudad importante del país, de repente me propuso: “¿Quieres que te lleve a conocer un CDI (Centro de Diagnóstico Integral)? Está a una cuadra.” “Bueno –le dije- pero con la condición de hacer un recorrido rápido y no enfrascarnos en discusiones bizantinas y peligrosas con nadie”. “Como tú quieras” concluyó.

Desde un impecable estacionamiento, mientras caminábamos, me mostró las instalaciones recién construidas en cuyos módulos se leía sucesivamente: urgencias, hospitalización y rehabilitación. Hablandito y hablandito me llevó hasta la entrada y nos encontramos en la recepción -sin recepcionista en ese momento- donde un número considerable de pacientes, personal sanitario y de mantenimiento deambulaba tranquilamente. Automáticamente nos acercamos al mostrador de la recepción seguramente atraídos por el colorido del muro que  servía de fondo. Apoyado en el mostrador caí como en un estado crepuscular al contemplar estupefacto los retratos de Fidel Castro, Chávez y el Che Guevara, las banderas de Cuba y Venezuela y la reseña de la revolución chavista en castellano, francés e inglés.

Ensimismado y perplejo oí como entre sueños la voz de la colega que, alejándose hacia un pasillo lateral, preguntaba con voz decidida y fuerte: “¿Quién es el último de la cola?” “Yo”, respondió una voz de anciana. El tiempo de percatarme de lo que sucedía ya la colega me había agarrado por el brazo y guiándome hacia ese pasillo decía reciamente, como para que los muchos presentes oyeran y yo no pudiera escaparme: “Aquí es la cola, ponte para que te vea el médico”. Nos sentamos frente a un consultorio y entre muchos reproches “sottovoce” le dije “Y ahora ¿qué digo, qué dirección doy?” “Yo conozco el sector- me respondió- vives en la calle Tal, número Cual y en cuanto a la dolencia, ya tú verás!”

Entraban y salían rápidamente los pacientes del consultorio mientras yo preparaba, entre disgusto y aprensión, un caso clínico creíble que no me dejara mal parado delante del médico que me iba a examinar… Se abrió la puerta y una enfermera dijo: “el siguiente”. Me hizo pasar y discretamente se retiró al fondo. Inmediatamente me encontré parado al lado de un pequeño escritorio detrás del cual estaba sentada una muchacha de no más de 25 años con bata corta verde. Con acento cubano me espetó: “¿Y a ti, qué es lo que te pasa?” “¿Me puedo sentar?” le respondí yo; ella con un signo de la mano me mostró una silla que estaba al lado del escritorio. “Nombre, edad y dirección” –prosiguió- y anotó mis datos al final de una lista que ya llenaba la mitad de una hoja. Levantó la cabeza e impaciente me lanzó: “Te pregunté qué es lo que te pasa?”

“Lo que me pasa, –proseguí con más aplomo-, lo que me pasa es que yo soy hipertenso y a pesar del tratamiento cotidiano prescrito por el cardiólogo, hace una semana que tengo un dolor de cabeza que no se calma con analgésicos comunes y desde ayer tengo palpitaciones y mareos” “Lo que a ti te pasa –afirmó la doctora- es que tú has comido mucho y dormido poco”. Buscando el estetoscopio debajo del escritorio ya no escuchó mi alegato: “No, Doctora, es lo contrario: he comido poco y dormido mucho.”

Encima de la manga de la camisa trató con mucha dificultad, por supuesto, de colocarme el mango del tensiómetro. “Si quiere –le propuse- me quito la camisa para que le sea más fácil”.  Hecho esto, tomó la tensión y me preguntó: “¿Cuál es tu tensión arterial habitual?” “¿Con tratamiento o sin tratamiento?” interrogué. “Con tratamiento” precisó. “140/90” dije yo y ella concluyó: “Eso tienes”. Sin examinarme agarró un papelito y escribió el nombre de dos productos diferentes (uno la dipirona y otro desconocido) y me dijo: “Pasa al frente que te vamos a inyectar” y tornándose hacia la enfermera que contemplaba la escena desde el fondo del consultorio le dijo: “Dale una pastillas de Dramamine” (que se usa para los vértigos posicionales y de movimiento) y tornándose hacia mí me dijo: “Te tomas una cada vez que tengas mareos y palpitaciones”.

Este hecho cuya narración parece interminable sucedió en no más de diez minutos. Del consultorio salí asustado y, pretextando ir de urgencia al baño para escaparme de la inyección, llegué precipitadamente al estacionamiento donde me esperaba la colega con una expresión que oscilaba entre la travesura y el desafío. Conversamos sobre lo sucedido y concluimos (ella es Catedrática en la Facultad de Medicina) que del caso clínico que le presenté a la doctora cubana, un bachiller de quinto año de medicina hubiese intuido la instalación de un accidente cerebro-vascular o de un infarto al miocardio;  hubiese practicado un examen clínico completo; hubiese preguntado qué anti-hipertensor tomaba;  hubiese observado, por lo menos, una hora, y habría practicado un electrocardiograma. Nada de esto sucedió y “respecto al tratamiento, por insensato, inadaptado y peligroso –le dije a la colega- pienso, sin ser paranóico, que esa muchacha me quería matar”.

Días después de estas peripecias me topé con un “médico integral” formador e integrante de la Misión Barrio Adentro y aproveché para confiarle mi desazón, estupor e incredulidad en cuanto a la posibilidad de que alguien pudiese realizar estudios de medicina en un lapso no mayor de cuatro años. “Muy simple –me respondió- las materias básicas se sobrevuelan y se hace hincapié en la praxis, que es lo importante para llevarle salud rápidamente al mayor número de compatriotas”. “Pero... y la bioquímica, y la anatomía, y la fisiología... y la histología, sí, sí, la histología: la célula, los genes y los procesos mitocondriales tan importantes en la medicina del futuro?” “¿La mitocondria? –me respondió- a esa nadie la ha visto.”

Cuando los chavistas, los inefables y babosos ni-ni, los judas de la oposición o los integrantes de la “izquierda caviar” europea, se encuentran cortos de argumentos para justificar las tropelías totalitarias de Chávez esgrimen indefectiblemente el argumento de las Misiones, sobre todo de la Misión Barrio Adentro que, según ellos y a despecho de la realidad, le estarían dando al pueblo venezolano salud, educación y bienestar, como nadie se lo habría dado antes. Obvian, sin pudor alguno y en función de sus intereses, el verdadero objetivo de esas misiones: adoctrinar, excluir, esclavizar; hacer de Venezuela un país de perseguidos y perseguidores (para Chávez) y un país de ocupantes y ocupados (para Fidel Castro).

Y los otros médicos, los médicos venezolanos, ¿qué dicen de esta deplorable situación? Excluyendo los jóvenes galenos que han preferido aventurarse en tierras extranjeras antes de doblar la cerviz ante un médico cubano poco amante de la mitocondria y las excepciones de honestidad y ética que felizmente todavía existen, la mayoría de los médicos en Venezuela está aprovechando en sus clínicas privadas, junto a las compañías de seguros, la ganga de la devastación de del servicio de  salud pública y, sobre todo, de la macabra farsa de Barrio Adentro”.

Por Maiqui Flores - Publicado en: Investigacion Servicios Salud - Comunidad: POLITICA Y PSICOLOGIA
Escribir un comentario - Ver los 2 comentarios

Perfil

  • Maiqui Flores
  • El blog de Maiqui Flores
  • Docente Investigador Médico
  • Médico Cirujano ULA(1993).Especialista Salud Pública UC-IAESP(2002).Gerencia Hospitalaria USM(2002).Gerencia Pública, Universidad de Québec Canadá(2001).Gerencia Servicios de Salud.Galillee College Israel(2005).Componente Docente UNEFA(2010)

CONTÁCTANOS

Telef. 0426- 4489751  / 0244-9729855

e-mail: maiqui32@hotmail.com

twitter:@maiquiflores

Skype: Maiqui Flores

Presentación

CONSULTORIO GERENCIAL

Mi saludo y respeto estimado lector, a partir de este momento puedes consultar tus inquietudes e interrogantes sobre temas de salud pública, sistemas de salud, evaluación de servicios asistenciales, diseño curricular, entre otros, totalmente gratuito, solo debes enviar un e-mail a maiqui32@hotmail.com y gustosamente publicaremos nuestra opinión. No olvides enviar tus datos personales, ocupación y ubicación.


  CONSULTORIO GERENCIAL .1 Nombre: Ronald Castillo. Ubicación: Estado Guárico Ocupación: Especialista en Gestión en Salud Pública

CONSULTORIO GERENCIAL 2 Nombre: Emilio Becerra. Ubicación: Estado Barinas Ocupación: Especialista en Gestión en Salud Pública.

CONSULTORIO GERENCIAL 3. Nombre: JOSE (CAXICAMO.08@HOTMAIL.COM). Ubicación: Estado Carabobo Ocupación: Usuario del Sistema de salud

CONSULTORIO GERENCIAL 4. Nombre: Dra. Eira García Ubicación: Desconocida. Ocupación: Médica

CONSULTORIO GERENCIAL 5. Nombre: Sandra Arellano. Ubicación: desconocida, Ocupación: Lcda. en Bioanalisis IPASME

CONSULTORIO GERENCIAL 6. Nombre: Sra. Dalia Rodríguez. Ubicación: Hospital "Dr. Jesús García Coello". Judibana. Estado Falcón. Ocupación: Asistente de Rx.

CONSULTORIO GERENCIAL 7. Nombre: NILDA ELIZABETH ROMERO Ubicación: Estado Cojedes Ocupación: Lcda. en Administración de Empresas.

CONSULTORIO GERENCIAL 8. Nombre: Emily Figueroa. Ubicación: Desconocida Ocupación: Estudiante Medicina Integral Comunitaria

CONSULTORIO GERENCIAL 9. Nombre: Ronald Hernández Rivero. Ubicación: Desconocida Ocupación: Estudiante Arquitectura enTesis de Grado

CONSULTORIO GERENCIAL 10 Nombre: Lorna Campbell. Ubicación: Hospital de Guápiles. Ocupación: Funcionaria Administración Hospital. Costa Rica.

CONSULTORIO GERENCIAL 11 Nombre: Aura Núñez.. Ubicación: Estado Monagas Ocupación: Técnico Superior Universitario en Información de Salud

 

Calendario

April 2014
M T W T F S S
  1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30        
<< < > >>

OverBlog

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso - Artículos más comentados