{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

¿CUÁL ES LA UTILIDAD DE LA CLASE TRADICIONAL EN LA ENSEÑANZA DE LA MEDICINA?

Publicado en por Cooper AZ, Richards JB

¿CUÁL ES LA UTILIDAD DE LA CLASE TRADICIONAL EN LA ENSEÑANZA DE LA MEDICINA?

En la enseñanza de universitarios adultos el formato tradicional de la disertación se traduce en menores tasas de retención y menor compromiso de los estudiantes

Autor: Cooper AZ, Richards JB Fuente: Alliance for Academic Internal Medicine 2016 Lectures for Adult Learners: Breaking Old Habits in Graduate Medical Education

RESUMEN

Para lograr la máxima eficacia, las disertaciones en la educación médica de graduados (EMG) deben incorporar los principios de la teoría del aprendizaje de adultos, la psicología cognitiva y la participación activa de los estudiantes. Las disertaciones más breves respetan las limitaciones de los estudiantes y la duración de la atención y ayuda a los educadores de la EMG a centrarse en los contenidos que puedan ser más provechosos.

INTRODUCCIÓN

Las disertaciones han sido el método principal de transmisión de la información a grupos de estudiantes al menos desde la Edad Media.1 Aunque muchos aspectos de las clases y las disertaciones han cambiado en los últimos siglos, esta forma de enseñanza ha resistido hasta ahora el paso del tiempo.2 La críticas modernas de las disertaciones como pedagogía datan de 1931, cuando Hamilton Holt las describió como: “ese proceso misterioso mediante el cual el contenido de los cuadernos del profesor se traslada por medio de la lapicera fuente del estudiante a las páginas de sus cuadernos sin pasar por las mentes de ninguno de los dos.”3

A pesar de las críticas sobre los métodos tradicionales y la demanda de nuevas estrategias pedagógicas (como los recursos electrónicos y los modelos de aula invertida*),4-7  

¿CÓMO PODRÍAN LAS DISERTACIONES SER MÁS EFICACES?

Las disertaciones siguen sólidamente establecidas en la educación médica, tanto en la enseñanza de los estudiantes de medicina como en la de los residentes. Los educadores en la educación médica de graduados (EMG) confían en las disertaciones en diversos contextos y seguirán confiando en ellas en el futuro próximo.

Las tasas de retención de los alumnos adultos se estiman en un deprimente 5%.9 Basados sobre la teoría del aprendizaje de adultos y perspectivas psicológicas pertinentes, los autores de este artículo afirman que para enfrentar las necesidades y las limitaciones de los residentes las disertaciones en la EMG se deben centrar más en el tema elegido, ser más activas y más cortas.10 Los profesores y los creadores del plan de estudios deben tener en cuenta cómo aplicar los principios de la teoría del aprendizaje de adultos específicamente a sus estudiantes.

PSICOLOGÍA COGNITIVA: MEMORIA DE TRABAJO E INTERFERENCIA

El tiempo de atención del estudiante típico declina después de unos 15 o 20

Minutos Las disertaciones habituales duran alrededor de una hora. Sin embargo, los datos sobre el aprendizaje de adultos sugieren que el tiempo de atención del estudiante típico declina después de unos 15 o 20 minutos.11 Pasados 20 minutos, las clases son menos eficaces por dos motivos: la memoria de trabajo y la interferencia.

Cuando los alumnos se encuentran frente a información que les es desconocida o están expuestos a nuevos conceptos por primera vez, emplean la memoria de trabajo para procesar esos datos, integrándolos con sus conocimientos para formar memorias de largo plazo. 12 Este proceso exige atención activa y capacidad para centrarse en información y conceptos nuevos y desconocidos y manipularlos dinámicamente. A medida que la clase avanza, los alumnos reciben más información que exige más manipulación a la memoria de trabajo, lo cual hace difícil asimilar la información que aún está siendo procesada de partes anteriores de la disertación.

Esta disminución de la capacidad de incorporar eficazmente nueva información de manera útil y eficiente es el proceso llamado interferencia.12 La interferencia hace que las clases más largas se disfruten menos y sean menos eficaces y es un impedimento cognitivo importante para la adquisición de conocimientos para todos los estudiantes, incluso los de la educación de postgrado.

TEORÍA DEL APRENDIZAJE DE ADULTOS

La memoria de trabajo y la interferencia sufren inevitablemente la influencia del compromiso del estudiante. La motivación para prestar atención y trabajar con material nuevo o desconocido, así como la conciencia de cómo la motivación y el compromiso influyen sobre la adquisición de conocimientos, son importantes. La teoría del aprendizaje adulto, andragogía, tiene un marco teórico que abarca estos conceptos.13

Este artículo se centra en cómo conocer y aplicar la teoría del aprendizaje de adultos puede mejorar las disertaciones en la EMG. Los fundamentos del aprendizaje de adultos hacen hincapié en la importancia de la aplicabilidad del contenido a los objetivos del estudiante y describen el valor de la autonomía en el crecimiento y el aprendizaje. Estos principios se destacan por seis factores esenciales relacionados con los estudiantes:

1. la necesidad de saber

2. el concepto propio del estudiante

3. la importancia de las experiencias del estudiante

4. la disposición para aprender

5. la orientación hacia el aprendizaje

6. la motivación

1. LA NECESIDAD DE SABER

Loa alumnos adultos se comprometen más fácilmente con el material cuando lo ven relacionado con sus propias metas y objetivos. Como describieron Taylor y Hossam,4 la necesidad de saber comienza cuando se demuestra que los conocimientos del estudiante son incompletos y este lo admite. Esto se denomina disonancia del estudiante. La disonancia se logra cuando tanto el educador como el estudiante identifican la insuficiencia de conocimientos importantes para los intereses y objetivos del estudiante. Los educadores pueden hacer uso de este principio identificando cuidadosamente los tópicos y conceptos centrales que son importantes para sus estudiantes y aumentar el aprendizaje proporcionando contexto, recursos y motivaciones a los estudiantes durante las clases.

En un consultorio de medicina general, por ejemplo, si bien un debate sobre la atención de los pacientes que recibieron un trasplante hepático puede abordar un tema que los residentes no saben, la importancia inmediata del tema será marginal. Aunque se puede lograr transitoriamente la disonancia, la duración de esta para el residente es limitada. Identificar los temas más pertinentes para el trabajo de los residentes en este consultorio aumenta su dedicación y les proporciona oportunidades para reforzar los conceptos analizados en la disertación. Cuando los estudiantes vean pacientes que sufren los problemas analizados durante la clase, la disonancia creada por su insuficiencia de conocimientos, la necesidad de dedicarse y aprender los nuevos conceptos, producirán un aprendizaje más provechoso.

2. CONCEPTO PROPIO DEL ESTUDIANTE

Los estudiantes adultos, especialmente los residentes de medicina, con frecuencia tienen distintas exigencias que requieren su tiempo y su energía mental. Un residente que está de guardia escuchando una disertación, por ejemplo, tiene otras numerosas obligaciones además de asimilar el tema que se presenta.

Los estudiantes tienen un concepto intrínseco sobre sus metas y objetivos para una determinada experiencia de aprendizaje (por ejemplo, abordar las deficiencias de conocimientos que ellos mismos reconocen, aumentar su comprensión conceptual de un tema difícil) y priorizarán esa experiencia según cuánto coincida el material con esos objetivos.

3. IMPORTANCIA DE LAS EXPERIENCIAS DE LOS ESTUDIANTES

Los estudiantes de postgrado escuchan una disertación con una base preexistente de conocimientos sobre determinado tema basados en su experiencia educativa y médica pasada. También tienen carencias del conocimiento. Los educadores demuestran respeto hacia los estudiantes cuando preguntan por adelantado a los residentes qué saben sobre un determinado tema, lo que les permite adaptar el contenido de la clase para abordar las carencias de conocimientos a la luz de las experiencias previas de los estudiantes, es decir, adaptar la clase a las necesidades educativas de ese grupo de estudiantes.

4. DISPOSICIÓN PARA APRENDER

Según donde se estén capacitando, los estudiantes en diferentes etapas tendrán diferente disposición para enfrentarse con materiales de distinto nivel. Los internos que recién comienzan quizás no tengan formación para aprovechar una disertación sobre técnicas arteriográficas coronarias intervencionistas, pero podrían aprovechar temas fundamentales, como el diagnóstico del infarto agudo de miocardio. Los residentes de cardiología, en cambio, están preparados y necesitan aprender sobre la arteriografía coronaria.

5. ORIENTACIÓN HACIA EL APRENDIZAJE

Para que los estudiantes adultos se comprometan con el material proporcionado, es necesario que sientan que este es aplicable a su situación inmediata. Es más probable que aprendan más en una disertación sobre el tratamiento de la insuficiencia respiratoria si la escuchan cuando están rotando en la unidad de cuidados intensivos que si están rotando por alguna especialidad que tiene poca relación con el tema.

6. MOTIVACIÓN PARA APRENDER

Conocer las motivaciones internas que impulsan la conducta de los estudiantes puede contribuir a aumentar al máximo la atención y el interés en un tema. Los R3 que están estudiando para los exámenes de la especialidad están motivados por el deseo de aprender conocimientos que les ayuden para su examen y aprovechar una disertación que reconozca y aborde esa motivación. Los internos nuevos, en cambio, que necesitan conocimientos básicos sobre el tratamiento de los pacientes hospitalizados, se conectarán más con una disertación que los ayude a lograr este objetivo.

LLEVANDO LA TEORÍA A LA PRÁCTICA

Cerrar la brecha entre los principios de la teoría del aprendizaje de adultos y la psicología cognitiva y la práctica educativa cotidiana sigue siendo difícil. La teoría del aprendizaje de adultos proporciona un marco para la creación del plan de estudios y la inclusión de los contenidos, pero para que las clases magistrales de la educación médica de postgrado sean más eficaces también son necesarias estrategias implementables, prácticas, en el lugar de aprendizaje. Los autores sugieren que la combinar la organización racional de la disertación, asegurando la participación activa de los estudiantes y las clases más cortas son un enfoque para lograr este objetivo.

ORGANIZACIÓN RACIONAL

La organización de una clase debe considerar las limitaciones de la memoria de trabajo y el fenómeno de la interferencia

Los enfoques racionales para organizar la disertación pueden abordar directamente las cuestiones de la limitación de la memoria de trabajo y la interferencia en los estudiantes. Si se tiene en cuenta cómo aprenden los estudiantes y se emplea esta información para organizar las disertaciones de manera que coincidan con los principios de la teoría del aprendizaje de adultos y la psicología cognitiva se logrará una experiencia educativa más eficaz.

Asimismo, identificar cómo los estudiantes están motivados para comprender sus conocimientos actuales sobre un problema o concepto es esencial para la planificación racional de una disertación; favorece la disonancia y el compromiso. Saber cómo los estudiantes asimilan y emplean la nueva información también puede ser útil para el planificar de manera racional las disertaciones.14

Reconocer cómo y porqué aprenden los adultos es tan importante como el contenido de lo que se les enseña.

PARTICIPACIÓN ACTIVA DEL ESTUDIANTE

Identificar las oportunidades para el compromiso y la interacción durante las clases aumenta la retención del contenido. La evidencia a favor del aprendizaje activo es convincente; numerosos estudios con estudiantes de distintos niveles en muchos contextos diferentes demostró la eficacia del aprendizaje activo en relación con las disertaciones pasivas.15-23

Un meta análisis reciente de 225 estudios evaluó los resultados de las clases tradicionales vs las técnicas de aprendizaje activas en estudiantes universitarios de cursos de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática. 20 El desempeño de los estudiantes en los exámenes mejoró significativamente en las clases que incorporaron el aprendizaje activo, con un aumento promedio del 6% en las notas. Las disertaciones tradicionales se asociaron con un aumento de 1,5 veces del riesgo de aplazos.

Los resultados de este metaanálisis y de otros estudios apoyan la opinión de que la puesta en práctica y la interacción aumentan el compromiso de los alumnos y la retención del conocimiento.16- 24 Ofrecer a los estudiantes adultos la oportunidad de aplicar sus conocimientos les permitirá relacionar la información nueva o desconocida con el conocimiento existente.

DISERTACIONES MÁS CORTAS

De acuerdo con los principios de la psicología cognitiva, abreviar la duración de las disertaciones las puede hacer más eficaces. Consideremos una disertación ilustrativa sobre cuidados intensivos. En lugar de una disertación de una hora con un PowerPoint (Microsoft Corporation, Redmond, Wash.) sobre las complejidades de las diferentes modalidades de ventilación mecánica, disertar 15 minutos sobre las bases de la ventilación mecánica seguidos por 15 minutos de enseñanza interactiva y conversación a la cabecera de un paciente con respiración asistida producirá mayor satisfacción del estudiante.

Asimismo, la disonancia, la comprensión conceptual y la retención del conocimiento serán más provechosas. La disertación de una hora quizás cubra más contenidos y los residentes recibirán más información, pero asumir que retendrán todos los temas que se expusieron sería presumir que si alguno escucha alguna información, la debe aprender de inmediato.25

REPENSANDO LAS PRESUNCIONES

Leer diapositivas con un PowerPoint es inaceptable como método de enseñanza adecuado.

Una transición del formato hacia clases más interactivas necesitará un cambio del marco teórico de los educadores sobre los planes de estudio. Este cambio exige identificar e incluir los temas más provechosos para determinado grupo de estudiantes, empleando con sensatez recursos suplementarios, preferentemente internet.26

El cuerpo docente se debe centrar en incorporar técnicas de aprendizaje activo comprobadas. Las disertaciones dadas sin ningún cambio durante años tendrán que ser repasadas. Leer diapositivas con un PowerPoint no se debe aceptar como método de enseñanza adecuado.

Se debate contra la modificación de las clases magistrales y hay preocupaciones específicas acerca de acortar su duración.27,28 Un argumento en contra de acortar las disertaciones en la educación médica de postgrado es el deseo de brindar a los residentes la mayor cantidad posible de contenidos fundamentales, con la presunción de que aumentar al máximo la entrega de contenidos exige disertaciones más prolongadas.

Los creadores de los planes de estudio tienen el deseo comprensible de “incluir todo”, pero esto a la larga es contraproducente. Desarrollar clases eficaces, de alto rendimiento, debería ser la prioridad, en lugar de centrarse en proporcionar a los estudiantes grandes cantidades de material.29

Emplear los principios de la teoría del aprendizaje de adultos, con clases más cortas y activas puede ayudar a los educadores a crear y dar disertaciones más exitosas.

 

CONCLUSIÓN

A medida que se sabe más sobre la teoría y la práctica del aprendizaje de adultos, debemos aplicar estos principios para crear disertaciones más eficaces para nuestros estudiantes. Los principios del aprendizaje de adultos deben ser la base del plan de estudios y de las disertaciones; la necesidad de disonancia ofrece una importante perspectiva de cómo aprenden los residentes y es aplicable a la construcción de las clases magistrales.

La memoria de trabajo y la interferencia influyen sobre la atención y el compromiso en todos los estudiantes, pero son especialmente importantes para la estudiantes de EMG porque tienen numerosas obligaciones que requieren su tiempo – las disertaciones más cortas pueden aumentar su eficacia. Romper con los viejos hábitos es difícil, pero incorporar el aprendizaje activo y la teoría del aprendizaje de adultos a las disertaciones de la educación médica de postgrado son pasos esenciales para mejorar su valor educativo.

*Traducción y resumen objetivo Dr. Ricardo Ferreira

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

1. Friesen, N. The lecture as a transmedial pedagogical form: a historical analysis. Educ Res. 2011; 40: 95–102

2. Hurst, J.W. The overlecturing and underteaching of clinical medicine. Arch Intern Med. 2004; 164: 1605–1608

3. Honan, W.H. The college lecture, long derided, may be fading. The New York Times. August 14, 2002; : B7

4. Prober, C.G. and Heath, C. Lecture halls without lectures – a proposal for medical education. N Engl J Med. 2012; 366: 1657–1659

5. Nickson, C.P. and Cadogan, M.D. Free Open Access Medical education (FOAM) for the emergency physician. Emerg Med Australas.

2014; 26: 76–83

6. White, G. Interactive lecturing. Clin Teach. 2011; 8: 230–235

7. Bligh, D. What's the Use of Lectures?. Jossey-Bass, San Francisco; 2000

8. Lenz, P.H., McCallister, J.W., Luks, A.M. et al. Practical strategies for effective lectures. Ann Am Thorac Soc. 2014; 12: 561–566

9. Masters, K. Edgar Dale's pyramid of learning in medical education: a literature review. Med Teach. 2013; 35: e1584–e1593

10. Sawatsky, A.P., Zickmund, S.L., Berlacher, K. et al. Understanding resident learning preferences within an internal medicine noon

conference lecture series: a qualitative study. J Grad Med Educ. 2014; 6: 32–38

3/9/2017 IntraMed - Artículos - ¿Cuál es la utilidad de la clase tradicional en la enseñanza de la medicina?

http://www.intramed.net/varios/imprimir.asp?contenidoID=90595&print=1 7/7

11. Jeffries, W.B. Teaching large groups. in: W.B. Jeffries, K.N. Huggett (Eds.) An Introduction to Medical Teaching. Springer Netherlands,

Dordrecht, Netherlands; 2014: 11–26

12. Nelson, C. What are the differences between long-term, short-term, and working memory?. Prog Brain Res. 2008; 169: 323–338

13. Knowles, M. The Adult Learner: A Neglected Species. Gulf, Houston, TX; 1988

14. Taylor, D.M. and Hossam, H. Adult learning theories: Implications for learning and teaching in medical education: AMEE Guide No. 82. Med

Teach. 2013; 35: e1561–e1572

15. Clardy, P.F. and Schwartzstein, R.M. Considering cognition: current challenges and future directions in Pulmonary and Critical Care

Fellowship training. Ann Am Thorac Soc. 2015; 12: 474–479

16. Sawatsky, A.P., Berlacher, K., and Graieri, R. Using an ACTIVE teaching format versus a standard lecture format for increasing resident

interaction and knowledge achievement during noon conference: a prospective, controlled study. BMC Med Educ. 2014; 14: 129

17. Rao, S.P. and DiCarlo, S.E. Active learning of respiratory physiology improves performance on respiratory physiology examinations. Adv

Physiol Educ. 2001; 25: 127–133

18. Krupat, E., Richards, J.B., Sullivan, A.M. et al. Assessing the effectiveness of case-based collaborative learning via randomized controlled

trial. Acad Med. 2016; 91: 723–729

19. Freeman, S., Eddy, S.L., McDonough, M. et al. Active learning increases student performance in science, engineering, and mathematics.

Proc Natl Acad Sci U S A. 2014; 111: 8410–8415

20. Smith, M.K., Wood, W.B., Adams, W.K. et al. Why peer discussion improves student performance on in-class concept questions. Science.

2009; 323: 122–124

21. View in Article | Crossref | PubMed | Scopus (294)

22. Melo Prado, H., Hannois Falbo, G., Rodrigues Falbo, A., and Natal Figueiroa, J. Active learning on the ward: Outcomes from a

comparative trial with traditional methods. Med Educ. 2011; 45: 273–279

23. Haidet, P., Morgan, R.O., O'Malley, K. et al. A controlled trial of active versus passive learning strategies in a large group setting. Adv

Health Sci Educ Theory Pract. 2004; 9: 15–27

24. Koles, P., Nelson, S., Stolfi, A. et al. Active learning in a Year 2 pathology curriculum. Med Educ. 2005; 39: 797–806

25. Crouch, C.H. and Mazur, E. Peer instruction: ten years of experience and results. Am J Physiol. 2001; 69: 970–977

26. Jackson, M. Catching our eye: the alluring fallacy of knowing at a glance. in: M. Bauerlein, A. Bellow (Eds.) The State of the American

Mind: 16 Leading Critics on the New Anti-intellectualism. Templeton, West Conshohocken, PA; 2015: 111–122

27. Goh, J. and Clapham, M. Attitude to e-learning among newly qualified doctors. Clin Teach. 2014; 11: 20–23

28. Small, A. In defense of the lecture. Chron High Educ. May 27, 2014

29. Wilson, K. and Korn, J.H. Attention during lectures: beyond ten minutes. Teach Psychol. 2007; 34: 85–89

30. Meyer, J.H.F. and Land, R. Threshold concepts and troublesome knowledge: linkages to ways of thinking and practicing. in: C. Rust (Ed.) Improving Student Learning – Theory and Practice Ten Years On. 2003. Oxford Centre for Staff and Learning Development, Oxford, UK; 2003

 

Comentar este post