{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

ARGENTINA/ DISEÑAN EL PRIMER HOSPITAL INTERCULTURAL CON MÉDICOS Y CURANDEROS MAPUCHES

Publicado en por MAIQUI FLORES

 HOSPITAL INTERCULTURAL

HOSPITAL INTERCULTURAL

Publicado por María Noel Herszkowicz / 15 noviembre, 2015 /

El equipo de Por el País habló con el médico Facundo Cornejo, director de Salud Colectiva del Ministerio de Salud de la provincia de Neuquén, sobre la futura inauguración del primer hospital intercultural del país “Ranguiñ Kien”, donde se conjugará la medicina occidental con la medicina tradicional de pueblos originarios y donde trabajarán juntos médicos científicos y curanderos. Lo novedoso de la creación de este hospital intercultural es que “por primera vez se va a materializar y tendrá estructura de hospital“.

El hospital -actualmente en construcción- estará funcionando en Ruca Choroy, a 30 kilómetros de la localidad neuquina de Aluminé. Aquí van a convivir ambas medicinas e incluso, las personas que así lo deseen, podrán combinarlas.

En el 2017 en el departamento de Aluminé, en Neuquén, comenzará a funcionar el primer hospital intercultural Ranguiñ Kien, donde se conjuga la medicina pública tradicional con la medicina mapuche y donde trabajarán juntos médicos científicos y curanderos tradicionales. Las comunidades que no practican la medicina occidental podrán contar con el apoyo de una ceremonia religiosa a pocos metros de su cama, o recibir las hierbas y brebajes de la tradición médica de su pueblo.

 

FORMA MEDIA LUNA

FORMA MEDIA LUNA

El primer hospital intercultural de la provincia estará en tierras de la comunidad Huenguihuel. El nombre “Ranguiñ Kien” significa media luna y fue elegido porque los mapuches para curar y sembrar miran la luna.

Este centro de salud, que será el segundo de Latinoamérica y el primero en el país, se construirá en Ruca Choroi y tendrá una superficie de 522 metros cuadrados. Es un trabajo en conjunto entre el equipo técnico del área de salud provincial y el equipo de salud rural del hospital Aluminé junto a las comunidades Mapuche Aigo y Huenguihuel, que se harán cargo de la mano de obra.

“Es el producto de 15 años de experiencia junto con estas comunidades Mapuches. En ese camino nos acercamos a una relación entre la biomedicina y la medicina mapuche. Cada una con su valor y sus técnicas. La idea es que se aprovechen ambas”, afirma Fabián Gancedo, médico del hospital de Aluminé encargado de la atención rural.

El diseño del hospital Ranguiñ Kien, tal su nombre, representa una medialuna mirando en dirección al sol como también las cabeceras de las camas en las habitaciones. Esto es para respetar la cosmovisión mapuche y el significado que tiene el sol de dar vida. “Habrá un lugar para hacer fogones, para los curadores mapuches, los componedores de huesos, para los yerbateros, y un espacio ceremonial para el machi, la máxima figura de la ceremonia curativa mapuche”.

 Un ejemplo explica el tipo de diferencias entre una y otra cultura. Con respecto a la orientación de las camas del hospital hacia el oeste: “El oeste, detrás de la cordillera, es el lugar al que el equivalente del espíritu nuestro en la cultura mapuche va luego de su paso por el mundo”, explicó el médico. Y agregó: “era algo que molestaba a los pacientes de las comunidades; era como si se los predispusiera para el final, la muerte”.

La apertura del hospital y la convivencia de las dos medicinas tiene como marco legal el convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo: respecto al derecho que establece para los pueblos originarios de ser consultados para ajustar los parámetros de atención médica a sus tradiciones y cultura.
Gancedo planteó que un hospital de estas características también viene a ofrecer soluciones a la medicina tradicional, y afirma que “no tenemos alcance sobre muchos de los problemas de salud que afectan al pueblo mapuche porque como todo proceso de enfermedad está íntimamente relacionado a la cultura. La gente se enferma de lo que cree”.

Lorenzo Loncón es “werken” (mensajero) de la Confederación Mapuche Neuquina y lawentuchefe (persona especializada en plantas y su uso para la salud). Indica que “en Argentina no podemos hablar de machis (curandero  shamán) porque después de la conquista del desierto se mataron muchos jefes y a estos guías espirituales. No sólo había machis si no también ampifes, gente que tenía visiones. Prácticamente los extinguieron.
Los machis con tan sólo ver a una persona ya saben cómo viene la cosa, son gente especialista, buscan el origen de la enfermedad. Cada persona mapuche tiene un newen (fuerza) de origen; puede ser un árbol, o una piedra, o una estrella. El machi entra en sintonía con toda esa organización circular de la naturaleza, por eso su rol es muy importante, no sólo ven lo físico sino todo lo espiritual, buscando el comienzo de la enfermedad ligado a tu origen y al territorio, por eso el pueblo mapuche está íntimamente ligado a éste.”

Lorenzo agrega que “La medicina mapuche sigue siendo oral, la forma más rápida de aprender es escuchando, oliendo las plantas y teniendo memoria de para qué sirven.

Sobre las diferencias entre la medicina occidental y la mapuche, Lorenzo aclara que “la concepción de la medicina occidental es separar todo, al hombre de la naturaleza, a la cultura de la naturaleza. Y para nosotros es una unidad. La medicina milenaria ha demostrado que si es natural es mucho mejor que una combinación química o sintética. Y además, si todas las culturas somos diferentes, también la medicina tiene que ser apropiada a cada cultura y tiene que haber disponibilidad. La naturaleza nos brinda eso: que sea algo que está cerca de la gente y que si vos la cuidás, la naturaleza te cuida a vos”. 

 “La otra diferencia es que para nosotros la medicina es para compartirla, no es para tener un sistema de patentes y encarecer un producto. Nosotros si tenemos un saber y podemos ayudar a un vecino, aunque no sea mapuche, lo hacemos. Tenemos plantas para la fiebre que son infalibles, las tomás a la noche y al otro día ya podés ir a trabajar, a la universidad. Si vos tomás un fármaco, yo no conozco uno tan efectivo y rápido”, finaliza.

FACUNDO CORNEJO DIRECTOR DE SALUD PROVINCIA.

FACUNDO CORNEJO DIRECTOR DE SALUD PROVINCIA.

Facundo Cornejo comenta que “uno de los derechos de los pueblos originarios consagrado por nuestra Constitución Nacional y Provincial es elegir cómo quieren atender sus problemas de salud. En ese marco todo este proceso que se realiza en la cuenca de Ruca Choroy va en el camino de reconocer ese derecho“, y agregó que “por más que tengamos postas sanitarias, las comunidades del lugar siguen utilizando su propia medicina, sus propios curadores. Gracias al diálogo se pudo pensar en algo como este hospital intercultural. Hay que tener la cabeza lo suficientemente abierta para entender que la medicina occidental no es la única posible: no estar abiertos a que haya otras maneras de entender el proceso de salud, enfermedad y cuidados es de necios”

El modelo de administración pensado para este hospital es circular: la comunidad tiene mucho que decir y los lonkos (jefes) participan junto a los equipos de salud tradicionales. El modelo de gestión es diferente al tradicional. El hospital tendrá lugares de atención circulares, espacios donde se elaborarán las medicinas a base de hierbas, cremas y rituales con plena participación de curadores mapuches.

Comentar este post