{DR MAIQUI FLORES % title %}
Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog

EPISTEMOLOGIA DEL HOSPITAL VENEZOLANO

Publicado en por LUIS VALERA

EPISTEMOLOGIA DEL HOSPITAL VENEZOLANO

EPISTEMOLOGIA DEL HOSPITAL VENEZOLANO

Urbina (2005)[1] define la epistemología como ‘palabra gorda, atemorizante y, sin embargo, hay que despojarla de su gordura y traducirla a un lenguaje sencillo’. ‘es ciencia del conocimiento, rama de la filosofía para estudiar tanto la producción de conocimiento como de las interrogantes que su uso, abuso, historia, ideologías, sociología, puedan suscitar, anclado en el lenguaje que la ciencia utiliza, además de métodos, su naturaleza, su validez, oportunidad y ética.

Entendemos a la epistemología como la ciencia para estudiar el conocimiento, ese conocimiento tiene su origen, tiene una justificación, tiene una historia, no sólo es la rama del saber que se ocupa de las normas y métodos de la ciencia.

Como dice Apreda (2004)[2], en un sentido más filosófico, se trataría del estudio de “como sabemos aquello que sabemos”; en un sentido más científico, trataría acerca de cómo se conoce, cómo se piensa y cómo se decide.

Estudiar la epistemología  del hospital público  venezolano pasa por revisar su origen y el contexto en que se fragua, porque al hacerlo nos permite comprender parte de la crisis que hoy presenta después de un desarrollo de más de ciento veinte  años.

Este análisis debe contemplar: cómo ha sido concebido desde el punto arquitectónico en ese tiempo, cual ha sido su modelo de atención, su modelo de gestión, las políticas para su construcción, los recursos utilizados para su funcionamiento,  como se ha organizado y a que responde esa organización, las políticas que se han dictado para su  desarrollo y mantenimiento en el tiempo y las políticas del Estado en salud;  éste entre muchas otras variables nos explican su desarrollo socio histórico que nos permita entender cuáles deben ser los cambios necesarios para contar con un hospital que responda a una política  de exclusión social, de justicia,  con participación protagónica y de libertad.

EL ORIGEN DEL HOSPITAL.

Turnes (2009)[3] señala que los primeros hospitales se construyeron en la India y en Egipto,  los primitivos hospitales en la  India fueron 18 instituciones construidas entre el 273-232 aC., tenían características similares al hospital moderno. Los encargados tenían órdenes de dar trato amable al enfermo, proveerle a él con frutas frescas y vegetales, preparar medicinas, darle masajes y cuidar que sus propias personas estuvieran limpias. Los médicos hindúes, incidentalmente, fueron adeptos a la cirugía y  conocieron todos los procedimientos operatorios excepto el uso de la ligadura; a sus pacientes les hacían tomar baños diarios, cuidar su cabello y mantener las uñas cortas, vestir prendas blancas y prometer que respetarían la confidencialidad.

Los griegos quienes desarrollaron la medicina con el estudio del cuerpo y las causas de las enfermedades y escribieron tratados sobre el arte de curar, donde sobresale el padre de la medicina Hipócrates, quien vivió entre los años 460-370 a.C, atendían a sus enfermos en los templos, desde la época de su antecesor Esculapio, quien vivió 1200 años antes de Cristo y que se le consideró como un Dios; posteriormente hasta Galeno (129-199 a.C) la atención de los enfermos era en espacios como balnearios donde se curaba el cuerpo y el alma, pero que poco tenía que ver con el hospital de la India y Egipto.

Al aparecer el cristianismo, impregnado de los sentimientos de caridad, fe, compasión y amor, los enfermos fueron sacados del ámbito del templo para lugares especiales. Justiniano  construyó el gran hospital de San Basilio en Cesarea el 369 d.C., una gran comunidad para los enfermos, los ancianos y huérfanos; ya en el 335 d.C., el Emperador Constantino había clausurado por decreto el culto a Esculapio.

 

Estos hospitales o hospicio se construyeron fuera de las ciudades, alrededor de los caminos y paulatinamente fue eliminada el tratamiento de enfermedades para convertirse en lugares de pobres, esclavos liberados, desamparados y donde se practica la caridad y sostenido por ricos o comunidades cristianas.

 

Los musulmanes fueron celosos en el cuidado de los enfermos. En Bagdad, El Cairo, Damasco, Córdoba, y muchas otras ciudades bajo su control, ellos proveyeron amplias, y frecuentemente lujosas, instalaciones hospitalarias. El más grande y mejor dotado de los hospitales musulmanes fue el fundado en Damasco en 1160 y el del Cairo en 1276. En el hospital de Damasco se administró el tratamiento y se proporcionaron los medicamentos gratuitamente durante tres siglos.

 

En la edad media (Siglo V-Siglo XV) la medicina fue secuestrada por la Iglesia católica, existían dos tipos de médicos: los clericós y los seglares; los clericós que mantienen en los monasterios, sus fuentes de información eran libros, manuscritos y su actuar lo presidía la caridad; mientras que el seglar, su interés es el lucro y su fuente de conocimiento es su experiencia en el oficio. La asistencia es ambulatoria.

 

Podemos concluir que el hospital ha sido lugar para dar asistencia a la enfermedad y existe otro conocimiento, el hospital para los pobres,  los menesterosos, donde se practica la caridad.

 

EL ORIGEN DEL HOSPITAL VENEZOLANO.

En nuestro país el hospital ha tenido un desarrollo socio histórico que no escapa a la que han tenido los de los países de América Latina. Con la llegada de los conquistadores españoles, el hospital que trajeron, está  enmarcado  en las virtudes teologales especialmente en la caridad, de allí que los hacedores de la vida hospitalaria se encuadran en la necesidad de darle a los pobres, enfermos y desvalidos la posibilidad de atenderlos en sus dolencias, así el hospicio cristiano,  fueron casas públicas en donde se recogen a los pobres desvalidos y se les mantiene a costa de la beneficencia pública o del producto de las rentas con que las ha dotado la caridad ardiente de algunos conciudadanos, haciendo trabajar a los pobres en los oficios compatibles con su salud y disposición.

Las múltiples epidemias, de viruela, tuberculosis, entre otras, que se presentaron en esta época obligaron a la feligresía católica a asumir esta responsabilidad, además que era una política de los Reyes españoles, encomendada a los gobernantes, cabildos o ayuntamientos, así nacieron los degredos, termino venezolano a los hospitales de aislamiento, como los destinados  a atender a los leprosos.

“Encargamos y mandamos a vuestros Virreyes, Audiencias y Gobernadores que con especial cuidado, provean que en todos los pueblos de Españoles e Indios de sus Provincias y jurisdicciones, se funden Hospitales donde sean curados los pobres enfermos y se exercite la caridad cristiana”[4]

Así nacen, el Hospital de San Lázaro en 1565 en Barquisimeto (antigua Nueva Segovia), el  Hospital de los Reies, en 1595 en Caracas y el Hospital de Santa Ana en 1607 en Maracaibo. Estos hospitales fueron construidos y administrados por religiosos católicos.[5]

A comienzo del siglo XIX existían en el país veinte hospitales, cuatro en Caracas  y uno en las ciudades de la época, La Guaira, Puerto Cabello, Valencia, San Felipe,  San Carlos, Barquisimeto, El Tocuyo, Carora , Guanare, Ospino, San Sebastián de los Reyes, Coro, Trujillo, Maracaibo  y en Cumaná .

El primer hospital, como tal, construido por el estado venezolano fue el Hospital Vargas de Caracas inaugurado el 5 de julio de 1891, el Decreto de su construcción la firmó el Presidente Juan Pablo Rojas Paul el 16 de agosto de 1888, en dicho decreto se refería a un hospital con capacidad de mil camas y con una construcción análoga y su funcionamiento análoga al Hospital Laribossiere de Paris, Francia; prototipo de hospital con pabellones amplios separados, llamados para ese entonces, salas Nigthtingale, en honor a Florencia Nightingale (1890-1910), quien propusiera ese modelo y que constituía la última palabra en materia hospitalaria.[6]

El hospital Vargas, sepultó al hospital colonial, comenzando una era del desarrollo de la prestación de servicios de atención médica hospitalaria y por ende, los conocimientos científicos de la medicina moderna. Una pléyade de médicos modernos formados la mayoría en Francia, trajeron los saberes que sobre el hospital se tenía en las metrópolis. Razetti, Acosta Ortiz, formados con el pensamiento liberal del capitalismo emergente, que percibe a  la medicina como una profesión lucrativa.

EL CONOCIMIENTO DE LA CUESTION HOSPITALARIA.

La construcción de los saberes del hospital parten, como dice Urbina, de  “las interrogantes que su uso, abuso, historia, ideologías, sociología, puedan suscitar”; este conocimiento es impuesto y atornillado por la ideología existente, lo que se convierte en una verdad absoluta, no hay otra,  ésta es la que impera, la que se torna inmodificable.

Podemos señalar algunos de los muchos conocimientos, saberes, que caracterizan al hospital venezolana en estos últimos ciento veinticinco años:

a.- El hospital venezolano es copia de un hospital extranjero.

Ya dijimos que el Vargas es una copia de un hospital parisino, aunque su construcción la hicieron venezolanos y pudieron aportarle algunas, no significativas modificaciones.; La mayoría de los hospitales del país  son hospitales “llave en mano” de otras latitudes; El hospital Universitario de Maracaibo es suizo, según algunos disque, vino con la barredora de nieve; El hospital Central de Maracay era un maternidad y lo adaptaron para un hospital general; el IVSS tiene tres hospitales que su sistema de enfriamiento no está adaptado a las condiciones de nuestra calidad de agua. El hospital Universitario de Caracas es el único hospital autóctono diseñado por nuestro insigne arquitecto Carlos Raúl Villanueva. En el Ministerio de Salud, ni Ministerio afín a la construcción de hospitales existe un equipo que diseñe el hospital venezolano necesario.

b.- El hospital solo funciona por las mañanas.

Ese  contingente que se formó en la Francia del desarrollo del capitalismo y se impregnó de las bondades de la medicina privada, asentó el conocimiento de que la vida hospitalaria es hasta el medio día, porque la tarde es para el ejercicio de la medicina privada; que en aquel siglo XIX y principios del XX la atención era a domicilio, hasta que Razetti creara la primera clínica privada en Caracas el año 1911. Es entonces este conocimiento universal hasta nuestros días.

c.- El hospital es un centro de enseñanza.

En el año 1895, Razetti establece en el hospital Vargas los concursos del internado y externado de los estudiantes de medicina, para el establecimiento de la enseñanza clínica en la Universidad Central. Un medida muy loable,  pero que quedó  implícito el conocimiento,  quien atiende a los hospitales durante los momentos que el “clínico” atiende a su clientela privada es el estudiante; actualmente es el estudiante de postgrado y el de pregrado.

El hospital público venezolano cuenta con estudios de postgrado de diversas áreas del conocimiento médico, estos estudios, en la mayoría sin un currículo y un  plan de estudio se convierten en “sacadores de trabajo” y al final el Estado, en la mayoría de los casos,  no les ofrece un cargo de especialista, porque la finalidad, de este saber, no es la formación del recurso necesario sino “sacar el trabajo”

d.- Esta organizado por las clínicas médicas.

El hospital que ha llegado hasta nuestros días se caracteriza porque en su conformación subyace una distribución, clasificación, jerarquización y delimitación, circunscritas a determinado ordenamiento de las regiones anatómicas y a su fisiología.[7]

 

El hospital venezolano está organizado por  departamentos o servicios que tiene las ciencias medicas, a saber: medicina, cirugía, gineco-obstetricia, pediatría, y recientemente por su complejidad, traumatología. De tal manera que los recursos humanos están asignados a estas estructuras organizativas. Las enfermeras, como cosa extraña, se agrupan en el departamento de enfermería. Este es el conocimiento que se tiene.

Según los pensadores de la administración entre ellos,  Peter Drucker, dicen que la organización de un ente debe orientarse a los productos. El hospital produce: altas hospitalarias, atenciones de urgencia, atenciones de consulta externas y servicios de diagnostico y tratamiento.

Es decir que un departamento o servicio hospitalario tiene personal médico o de enfermería en todas las unidades productivas, pero en el hospital venezolano estas unidades productoras no tienen responsables. Las emergencia de los hospitales III y IV, son un hervidero de personas, convergen allí, cirujanos, traumatólogos, cardiólogos, intensivistas, residentes, pediatras, internistas, enfermeras, que pertenecen a los diferentes departamentos médicos, ¿quien lideriza esa menestra?. Es lógico que tengamos una crisis de esta unidad productiva.

El Cardiológico Infantil “Gilberto Rodríguez Ochoa” de Caracas, cuenta sólo con tres departamentos, a saber: la Gerencia de Diagnostico, Hospitalización y Rehabilitación; la Gerencia de Intervención Quirúrgica y la Gerencia de Medicina Crítica; de cara al producto.

e.- Los cargos de dirección están medicalizados.

 Es difícil comprender que un médico de fructifica y aquilatada experiencia en la ciencia médica pueda, como Jefe de Servicio o Departamento, estar pendiente de los insumos y materiales que necesita su servicio, de roles de guardia y quien sabe cuántas cosas más. El médico hospitalario con rol Jefe de Servicio o Departamento es para cultivar la ciencia no para ser administrador. Pero este es el conocimiento imperante.

f.- El director hospitalario es coyuntural.

En nuestro país existió en la Escuela de Salud Publica un postgrado de Administración Hospitalaria en los años sesenta y setenta; aunque en los años cincuenta existió un programa del Ministerio de Sanidad y Asistencia y Social de Directores de Hospital. Por la dinámica política en la cuarta república esta preparación de los administradores desapareció, de allí que el conocimiento prevalente es que para dirigir un hospital no es necesario conocer de administración hospitalaria, basta con ser un resuelto, “con sentido común”.

g.- El hospital solo tiene presente.

La planificación ha sido un conocimiento que en el hospital no ha estado presente. En los años setenta cuando se implantó el Modelo de Planificación OPS-CENDES se planificaron las actividades y metas del hospital,  pero no se cumplieron y quedaron en el olvido. Ningún hospital venezolano establece su Plan de desarrollo en un tiempo determinado, de allí que nadie conoce cuál es su futuro y desarrollo. Menos se planifica cuales hospitales son necesarios en el futuro y muchos tienen varios años construyéndose. Para los hacedores de gerencia hospitalaria la planificación presente ni futura es importante.

h.- El hecho que el hospital no planifique su presente ni su futuro hace que no es importante los registros médicos, administrativos, epidemiológicos ni de ningún tipo. La automatización de los eventos que ocurren es un sueño;  el Artículo 133, del Código de Deontología Medica diceLa profesión médica debe rechazar cualquier intento destinado a imponer una legislación sobre el procesamiento electrónico de datos que pueda poner en peligro el carácter confidencial de la información recogida”. De allí que no conocemos cuantos usuarios tiene el hospital, por que consultan, cual es el costo de la cama hospitalaria, menos cuantos insumos consume. Preguntemos de donde sale este conocimiento.

A MANERA DE RESUMEN.

Podría ser interminable la lista de los saberes y conocimientos hospitalarios existentes que hacen que estos definan el hospital que tenemos,  todo apunta, que los sectores de poder a través de la historia han designado al hospital, como un centro  de aprendizaje, para gente pobre y humilde, que no se evalúa ni controla y que mantiene una existencia a la saga del pensamiento dominante. Debemos estudiarlo para poder modificarlo, existen muchos ejemplos en el mundo sanitario.

 

REFERENCIA BIBLIOGRAFICA


[1] Urbina, Secundino (2005) Epistemología de la salud. Ediciones de IAES “ Dr. Arnoldo Gabaldon”

[2] Apreda, Gustavo; (2004) Epistemología y psiquiatría.  Revista Argentina de Clínica Neuropsiquiatría Año XIV, vol 11, N°4, Octubre de 2004

[3] Turnes, Antonio (2009). HISTORIA Y EVOLUCIÓN DE LOS HOSPITALES EN LAS DIFERENTES CULTURAS http://www.smu.org.uy/dpmc/hmed/historia/articulos/origen-y-evolucion.pdf

[4] Real Cedula del 7 de octubre de 1541. Citado por Archila, R (1959) Imprenta Nacional. Caracas

[5] Escalona, Roger; Escalona-Vivas, G. La atención hospitalaria en la Caracas colonial. Revista Venezolana de Cirugía Vol. 61 - N° 3 - 2008

[6]     Gallent,  Mercedes.  Historia e historia de los hospitales.  Revista d'Historia Medieval 7, pp. 179-191 Universitat de Valencia, España. www.uv.es/dep210/revista_historia_medieval/PDF166.pdf

[7] Arroyave  María y Isaza, Pablo   LOS HOSPITALES EN LA ANTIGUEDAD ALGUNAS ANOTACIONES HISTORICAS Educación Médica y Salud  Vol. 23, No. 2 (1989)

 

 

 

 

Comentar este post